Logo La República

Miércoles, 30 de septiembre de 2020



NACIONALES


Dinero ya

| Viernes 07 diciembre, 2012

La educación y promoción del producto son los principales factores de su crecimiento, dice Ligia Monge, presidenta de la Cámara Costarricense de Empresas de Factoreo. Marco Monge/La república


Factoreo puede mejorar liquidez

Dinero ya

Hay otras formas de controlar el flujo de caja

Si usted es empresario, podríamos apostar a que tiene problemas al cobrar algunas facturas.
La deducción surge porque en los últimos tres años, se han extendido los plazos que los clientes se toman para pagar, de un promedio de 180 días a 200 días, según la Cámara Costarricense de Empresas de Factoreo.
Una solución al problema del cobro lento es aprovechar este instrumento, que por cierto ha crecido de forma impresionante.
Otra es encontrar distintas formas de financiar el déficit en el flujo de caja, así como mejorar las prácticas internas de las empresas, que están cobrando.
Por su parte, el valor de las cuentas descontadas en el país llegará a $220 millones este año, en comparación con apenas $34 hace dos años, a raíz del hecho de que han entrado varias financieras en el negocio.
Esto implica tasas de descuento más favorables a las empresas, que ceden sus cuentas por cobrar.
Mientras tanto, varias instituciones financieras han hecho un esfuerzo por capacitar a su personal en esta área, así como por educar a sus clientes acerca de esta opción, sobre todo las pymes, que a menudo son más afectadas que las grandes empresas, por problemas de flujo de caja.
“Hay una mayor comunicación, educación y promoción por el producto, ese ha sido uno de los pilares del negocio en los últimos años”, explica Ligia Monge, presidenta de la Cámara Costarricense de Empresa de Factoreo.
Entre las instituciones que han ampliado su oferta de este tipo instrumento, están los bancos privados, especialmente BAC, Cathay y Promerica, al igual que varias financieras, como Desyfin.
Los montos que se descuentan normalmente son de $5 mil para arriba.
Las ventajas de este tipo de financiamiento incluyen la agilidad, dado que el factoreo no requiere garantía.

Además, la empresa normalmente recibe su dinero en 48 horas, mientras que en la primera ocasión típicamente dura más de una semana, así que en poco tiempo, se resuelve el problema de la liquidez.
Por otro lado, las empresas deberían también revisar sus procedimientos de cobro, dado que el factoreo implica un costo.
Obtener un préstamo normal o una línea de crédito requiere más tiempo.
Sin embargo, podría valer la pena, dado que el costo de este tipo de financiamiento es menor al del factoreo.
La empresa propiamente puede ofrecer descuentos por pronto pago a algunos clientes.
Por otro lado, la empresa puede negociar con sus propios proveedores, extender el plazo para cancelar sus deudas, de modo que los tiempos de pago y cobro sean complementarios.
Actualmente, existen 54 descontadoras, de las cuales 21 están afiliadas a la Cámara, pueden ser empresas reguladas por el Sistema Financiero Nacional o no, como sucede con algunas asociaciones solidaristas que brindan este servicio a sus propios proveedores.
El próximo año, las empresas de factoreo esperan un proyecto de ley que está en debate en la Asamblea Legislativa con el cual podrán corregir las debilidades con que operan actualmente. En especial con sistemas como el de Merlink en contratación administrativa, la cesión de la factura electrónica y procesos de compra vía Internet.

Fabio Parreaguirre
[email protected]
 






© 2020 Republica Media Group todos los derechos reservados.