Desequilibrio fiscal crecerá este año
“El tema fiscal es impostergable. No incluir la propuesta fiscal en los planes del Gobierno sería una irresponsabilidad”, manifestó Francisco Sancho, economista de la UNA. Gerson Vargas/La República
Enviar

Desaceleración afecta recaudación tributaria

Desequilibrio fiscal crecerá este año

Alerta porque déficit podría superar el 5% del Producto Interno Bruto a fin de año

El reflejo del menor crecimiento de la economía se percibe sobre las cuentas fiscales. Para febrero, el déficit alcanzó un 1,2% del PIB y para el cierre de 2013, la cifra podría superar el 5%, señaló el Programa de Estudios Fiscales de la UNA.

201303222305230.n11.jpg
A febrero 2012 los ingresos tributarios mostraron un crecimiento interanual cercano al 12%, mientras que el mes anterior, la tasa quedó por debajo del 10%.
La recaudación a través del impuesto sobre la renta registró una fuerte caída en diciembre, mientras que el impuesto sobre las ventas ha presentado una desaceleración desde agosto.
La pérdida de dinámica de la economía ha sido mucho mayor sobre los impuestos recaudados en aduanas. Para febrero 2012, su crecimiento interanual rondaba el 20%, mientras que para el segundo mes de 2013, fue inferior al 5%.
De este modo, la desaceleración en la recaudación impacta directamente el balance fiscal, impulsando un crecimiento del déficit fiscal, indicó Francisco Sancho, economista de la UNA.
En línea con lo anterior, a pesar de la mejora en la recaudación en el rubro de “otros ingresos tributarios” —impuesto a personas jurídicas, productos de tabaco y el impuesto único a los combustibles— registrada en febrero, este aumento se trata de un asunto transitorio e irregular, con poco peso dentro del monto total de los ingresos tributarios, señaló Sancho.
Por otro lado, los gastos también han mostrado una tendencia a acelerarse.
Durante 2012, la mayor parte del gasto público estaba controlado, sin embargo en los últimos tres meses se ha mantenido por encima del 10%.
Dicha aceleración no responde al incremento por salarios ni gastos en bienes y servicios, sino más bien a la aceleración en transferencias, las cuales han duplicado su crecimiento en los últimos meses con respecto a los primeros meses del año anterior. Para febrero de 2012, dicha cifra se ubicaba por debajo del 6%, mientras que a febrero superó el 14%, informó Fernando Rodríguez, economista de la UNA.
A la vez, el gasto en intereses se ha acelerado durante los últimos dos meses, lo que refleja los intereses más altos de la deuda colocada en 2012.
Para 2013, el menor crecimiento de la economía aunado a las decisiones del BCCR en el tema de topes de crédito, impactaría la recaudación mediante el impuesto de renta. En 2012, dicha recaudación fue de ¢40 mil millones inferior a la de 2011, y de mantenerse este año, podría empeorar la situación fiscal, reveló Rodríguez.
De este modo, el desequilibrio fiscal —a pesar de encontrarse hoy en una condición manejable— requiere la atención inmediata por parte del Gobierno.
Con las cifras actuales, la evolución de la deuda del Gobierno es negativa, por lo que resulta imperativo para el próximo gobierno definir un ajuste fiscal, ya sea vía impuestos o gastos que le permita al país no repetir la historia de Europa.

Gabriela Vargas
[email protected]

 

Ver comentarios