Logo La República

Martes, 18 de diciembre de 2018



FORO DE LECTORES


¿Defiendo ideales o idealizo personas?

| Sábado 05 mayo, 2012


¿Defiendo ideales o idealizo personas?

-Calderón Guardia nos dio la Caja.
-Calderón Fournier nos dio el Caja-Fischel.
Ahí termina mi comentario sobre el artículo del señor José López Trigo, en LA REPUBLICA del 3 de mayo, donde asegura que defender la reputación del señor Calderón Fournier es lo mismo que defender los valores socialcristianos. Su artículo fusiona en una trinidad, de padre, hijo y espíritu, a tres sujetos independientes: el papá doctor, el hijo abogado y el espíritu socialcristiano. Ilustra cómo hemos confundido monjes con hábitos, y en vez de promover ideales, idealizamos personas. Siendo científicos y no ideológicos, yo sí defiendo los valores socialcristianos, aunque no soy militante del PUSC. Pertenezco a la gran mayoría que perdimos la fe en el sistema de partidos políticos, pero aún creemos que hay valores ticos.
En este párrafo omito nombres para revisar solo principios: El caso Caja-Fischel no tuvo nada de cristiano ni nada de socialista; se dio por la pérdida total de los valores socialcristianos. Socialismo es tomar dinero de los más ricos para proveer salud a los más pobres; ahí fue al revés, la plata para salud de muchos se repartió entre pocos amigos ricos. Cristiano es no robar, no decir falso testimonio, honrar a padre y madre; los sobornos y mentiras de ese caso deshonran la memoria del fundador de la Caja, su padre. Cuando vemos solo principios y no apellidos, es más fácil diferenciar entre virtudes y defectos.
Yo nací en el Hospital Calderón Guardia, todas mis vacunas y salud de infancia se las debo a la Caja. La UCR me regaló la formación universitaria. Por supuesto que estoy agradecido con la obra del Dr. Calderón Guardia en salud y educación, metas socialcristianas, que me pusieron a trabajar, y a producir riqueza. Mi familia salió de la pobreza con un motor de tres ejes: cuidar la salud, recibir educación y trabajar. Fueron obras socialcristianas y socialdemócratas las que permitieron recibir la recompensa del esfuerzo individual. Creo en eso, el verdadero sistema socialcristiano es sano; así surgió Alemania Federal de la posguerra, la evidencia científica alemana y de mi casa demuestra que funciona. No es lo mismo ser creyente en una fe que ser fan de una estrella. Es triste que muchos aún confundan el milagro con la estampita del santo.
Hoy en la dirección del país, casi extrañamos el bipartidismo del siglo pasado, pero el PUSC no recuperará su categoría de partido mayoritario mientras siga exhibiendo una pérdida de valores, una idolatría a caudillos y la oposición al cambio generacional inminente. Como es un hecho real que los sexagenarios actores actuales están obligados al retiro, surgen dos tendencias: una habla de responsabilidad en el gasto público, y la renovación de propuestas, mientras otra se declara abogada defensora del personaje mítico. Una se ubica en la realidad del siglo 21 y la otra se aferra al hueso colorado del siglo 20. El pronóstico científico es simple: Sobrevivirá la que maneje viendo por el parabrisas y no por el retrovisor, crecerá la que valore más los principios que la fama y ganará más votos la que ofrezca más ideas que candidatos.

César Monge Conejo
Ingeniero
[email protected]