Enviar
Sábado 8 Septiembre, 2012

Con el lector
Debe intervenirse el Conavi

Los graves errores que viene cometiendo el Conavi en su tarea de mejorar el estado de la red vial ameritan una intervención inmediata.
En los últimos años han sido reiterados los desaciertos que ha cometido la institución, por lo que es urgente hacer un borrón y cuenta nueva en la forma en que se viene manejando.
No poder reparar el puente de la platina —como se bautizó al que pasa sobre el Virilla en la carretera General Cañas— después de los repetidos fracasos, es un asunto que debería preocupar hasta al más valiente.
¿Cómo vamos a hacer entonces para mejorar la calidad de los más de mil puentes que hay en el país y los más de 5 mil kilómetros de carreteras?
El “platinazo” dejó más que demostrado que el fracaso no se le puede atribuir a un ingeniero o a una empresa constructora, que sería lo más fácil, sino que el gobierno debe reconocer que es del todo un sistema que ha demostrado que no sirve.
Lo que pasó en el puente se repitió en el hundimiento que se produjo también en la ruta General Cañas, a la altura del residencial Los Arcos. A pesar de que los estudios habían advertido la necesidad de mejorar ese paso, no fue hasta que se desmoronó la calle que se tomaron medidas.
Y mejor no hablar de la trocha fronteriza, un proyecto en el que se invirtieron varios millones del dinero destinado para atender emergencias, que hoy está abandonado y con varias investigaciones abiertas.
La excusa de que no hay plata, que ha sido la constante por años, tampoco es de recibo. Desde hace décadas las carreteras no habían tenido tantos recursos disponibles para su recuperación.
Si se contabilizan los créditos que ha solicitado el país para ese fin se cuenta con más de $1 mil millones y si acaso se tienen en marcha proyectos por el orden de los $300 millones.
A eso hay que sumarle que el Conavi se garantiza fondos todos los días pues una parte del impuesto que se cobra a todos los combustibles se debería destinar al mantenimiento de los caminos.
Saldrán otras excusas, como que hace falta personal calificado pues los bajos salarios que se pagan no permiten tener ingenieros con mayor experiencia, pero ¿dónde está el jerarca del ramo gestionando un cambio que le permita al Conavi contar con personal calificado?
No quiero pensar que la estrategia que se seguirá sea la que se ha empleado hasta ahora, que es ir utilizando los recursos para ir poniendo parches en las vías conforme se vayan dañando.
Esa medida, aparte de no garantizar que las reparaciones sean un éxito, como se ha demostrado hasta ahora, sería una irresponsabilidad pues está en riesgo la vida de los miles de conductores que circulan por la bomba de tiempo a punto de estallar en que han dejado convertirse todos los caminos.

Danny Canales
Jefe de Información
[email protected]