Enviar
Viernes 16 Mayo, 2014

Ojalá que los vientos cambien y favorezcan al nuevo Gobierno


Costa Rica lo requiere y el pueblo se lo merece

Se empieza con un tropiezo en las negociaciones que al final se enderezan para lograr tener el control por parte del PAC del directorio legislativo, apoyándose en  legisladores  cuestionados en tiempo de campaña y sin conocer el verdadero “costo político” de tan afanado y entendible propósito.
Posterior a la toma de posesión de don Luis Guillermo Solís como presidente constitucional, se espera con mucha ansia el desnudo de los famosos tres primeros decretos ejecutivos que al final se convirtió en uno, y que se relacionó con la directriz presidencial de entrarle con carácter de urgencia a una lista de nueve puentes y alcantarillas de diferentes rutas nacionales y que al final resultó que siete ya estaban reparados por el Gobierno anterior.
Se arma todo un polvorín en las redes sociales con el nombramiento de don Mariano Figueres como jerarca de la Dirección de Inteligencia y Seguridad, cuando se dijo que él no tenía aspiraciones de formar parte del gabinete, se cuestionó en campaña la existencia de la DIS,  la salida del señor Presidente electo a corregir y enderezar las declaraciones precipitadas dadas por don Mariano  a la prensa y se denota un primer roce con el legislativo sobre el proyecto de ley que se plantearía en el congreso para cerrar la DIS y pasarla al Ministerio Público. 
De entrada lo espera el heredado paro de los maestros por la falta de pago, que afanadamente respalda y justifica antes de ponerse la banda presidencial y que posteriormente en forma vehemente suplica a los dirigentes para que depongan el movimiento sin conocerse la fecha cierta para que retomen a la  normalidad los pagos y sin tener claro el impacto en los estudiantes en especial a los que deben de prepararse para las pruebas de bachillerato.
De los recién nombrados funcionarios del gabinete, una de entrada prefiere no juramentarse y otra desiste a los ocho días de su nombramiento, un ministro todavía aparece ante el registro público conformando parte de la junta directiva de una fundación que le adeuda una millonada a la CCSS.
Soy consciente de que con solo unos días de haber iniciado sus funciones el gobierno actual, no hay argumentos suficientes para afirmar que las cosas van  mal, pero sí es importante que el nuevo gobierno, aparte de cortar los árboles de la tapia de Casa Presidencial y de visitar a sus nuevos vecinos, empiece a dar señales más evidentes y claras y se generen los “golpes de timón” en las instituciones públicas, autónomas y semiautónomas, para asegurar que estamos ante una nueva Costa Rica, como lo señalaba una pancarta en el estadio nacional.

Mynor Retana Cárdenas

Ingeniero
[email protected]