Cosecha de “chayotes” capturaría el Congreso
Enviar

Durante último año se dispara producción legislativa

Cosecha de “chayotes” capturaría el Congreso

Decisiones importantes quedarían relegadas por proyectos de menor relevancia

201305072247120.n1.jpg
Al ser un año preelectoral el ambiente legislativo se complica más de la cuenta para discutir proyectos con un enfoque más nacional, como podría ser la reforma a la ley de concesiones o la aprobación de un plan fiscal.
Por eso, los diputados corren para impulsar diversas iniciativas comunales, las cuales son conocidas en el argot legislativo como “proyectos chayote” pues no tienen mayor sustancia.

Este fenómeno es negativo para usted, porque la Asamblea enfocará sus fuerzas en aprobar la mayor cantidad de proyectos, pero con poca relevancia, y que en la mayoría de los casos solo resuelven las necesidades de muy pocos.
Y es que ningún diputado asumirá el costo que tendría en estos momentos apoyar una reforma fiscal, por ejemplo.
La afectación que tendría sobre el candidato a presidente, y el impacto en la cantidad de votos para diputados son las principales razones para evadir discusiones urgentes, pero que puedan generar rechazo.
Esa es la situación en que se encuentran proyectos complejos como la ley para permitir la fertilización in vitro y las investigaciones biomédicas en el país.
El primero de ellos permitiría a las parejas que no pueden tener hijos concebir y el segundo ayudaría a desarrollar nuevas medicinas contra enfermedades complejas.
Reformar la ley electoral, reducir la deuda política e inclusive la aprobación del Acuerdo de Asociación con Europa son temas que en el papel son de trámite sencillo, pero actualmente condicionados.
La prevalencia de los proyectos “chayote” sobre los temas nacionales, hace que la productividad del Congreso se dispare en relación con los años previos.
Sin embargo, esto no quiere decir que la cantidad sea calidad.
Al término del gobierno, este tipo de iniciativas terminan superando a la nueva legislación sustantiva, es decir, aquella que tiene mayor “carnita”.
Se trata de benemeritazgos, aprobación de tratados y donaciones de propiedades a las municipios y escuelas, entre otras ayudas.
Revisando el antecedente, de los 324 proyectos que aprobó el Congreso durante el último mandato de Óscar Arias, solo el 40% era de leyes importantes, de acuerdo con el XVI Estado de la Nación. El resto eran proyectos “chayote”.
Al iniciar la última legislatura —el pasado 1° de mayo— las diferentes fracciones establecieron nuevas prioridades para los siguientes meses.
No obstante, poco a poco ese ímpetu podría ir perdiendo fuerza como ha sucedido siempre en época del ciclo electoral.
Los jefes de fracción consultados por LA REPÚBLICA concuerdan en que iniciaron una carrera contra el tiempo para impulsar sus proyectos. Es evidente que conforme avancen los meses será más difícil impulsar leyes nacionales.

201305072247120.n11.jpg

Esteban Arrieta
[email protected]


 

 


Ver comentarios