Enviar
Lunes 18 Noviembre, 2013

Aunque la percepción ciudadana de que el Gobierno es corrupto, es cierta; no es restando apoyo a la democracia como el problema se resuelva. Más bien, todo lo contrario


Corrupción, sinónimo de plutocracia

Preocupa saber que el pueblo pierde confianza en la democracia al relacionarla directamente con la corrupción en el Gobierno, como se desprende del informe Latinobarómetro 2013.
La gente sigue sin entender que desde hace mucho no vivimos en democracia sino en plutocracia; una gobernada por la oligarquía neoliberal. Unos pocos ricos y poderosos, desde el Gobierno apoyando al neoliberalismo económico y comercial.
Quienes nos han gobernado las últimas décadas tuvieron éxito en hacernos creer que sus gobiernos han sido democráticos por el simple hecho de resultar de elecciones populares libres y transparentes.
Eso es una falacia. Si bien se eligió al gobernante libre y democráticamente, este, una vez elegido, no ha representado el ideal democrático (predominio del pueblo en el Gobierno político de un Estado) sino el ideal oligárquico (el poder supremo ejercido por un reducido grupo de personas de una misma clase social); siendo entonces el poder supremo ejercido por una reducida clase político-empresarial que sostiene la preponderancia de los ricos en el Gobierno del Estado.
En otras palabras, aunque la percepción ciudadana de que el Gobierno es corrupto, de que no puede, ni le interesa resolver los problemas sociales del país y de que la situación no va a cambiar en los próximos años (máxime si vuelve a quedar electo otro representante del oficialismo) es del todo cierta; no lo es, que restando apoyo a la democracia o que mediante un gobierno autoritario, el problema se vaya a resolver; más bien, todo lo contrario.
¿Qué es un gobierno autoritario sino un régimen que no acata lo que le dice la Contraloría General de la República, o la Defensoría de los Habitantes, ni lo que le dicen los Colegios Profesionales y los expertos?
La ciudadanía olvidó que es su deber exigir al Gobierno y Diputados cómo quiere ser gobernada. No conformarnos con votar cada cuatro años; es precisamente esa negligencia de nuestra parte la que ha permitido al Gobierno y a la oligarquía plutocrática gobernar a su antojo; si el pueblo no exige, no demanda y no se rebela, el Gobierno simplemente no atiende.
No se necesita ser Einstein para comprender que no se pueden esperar resultados diferentes si siempre hacemos lo mismo; es decir, elegir a los mismos de siempre, de los mismos partidos políticos como gobernantes; para que mantengan la oligarquía plutocrática en el poder y al pueblo engañado con que vive en democracia.
En lo personal, exigiría a mi candidato a Presidente en las próximas elecciones convocar a Referendo Nacional para instaurar en Costa Rica una nueva Constitución Política que reconozca la Democracia Participativa como forma de Gobierno; que instaure el Veto al Presidente, Diputados y Alcaldes; que elimine toda injerencia de los partidos políticos en las elecciones populares, en las presidencias ejecutivas de las instituciones autónomas y de los ministerios y sus dependencias administrativas; que el ciudadano pueda votar, formular y decidir sobre leyes tanto nacionales (Legislativas) como locales (Municipales)… etc.

Reinhardt Acuña Torres

Consultor en Biotecnología Aplicada