Enviar
SALUD
Corazones delicados

El corazón es catalogado como el órgano más importante del cuerpo, y precisamente el que está ligado a un mayor número de enfermedades en el mundo

Especialistas insisten frecuentemente en la importancia de llevar un estilo de vida saludable, con el fin de evitar el incremento de factores de riesgo que surgen como consecuencia de un “maltrato” al corazón.
Los padecimientos relacionados al órgano no discriminan, ya que se presentan tanto en hombres como en mujeres. La diferencia es la edad, ya que en las mujeres es más común que se den después de la menopausia, a los 55 años y para el sexo opuesto a los 45, según la Asociación Costarricense de Cardiología.
Según la Organización Mundial de la Salud las enfermedades cardiovasculares, como el infarto de miocardio y el accidente cerebrovascular, cobran 17,3 millones de vidas al año.
Se estima que existen cinco factores de riesgo: la primera de ellas es el fumado, así como la diabetes, el colesterol alto, el sobrepeso y la obesidad. A estos se suman los llamados factores no modificables como la edad o la herencia.
Las recomendaciones para la prevención son claras y conocidas, mantener una dieta saludable y la actividad física que contribuye a mantener el peso bajo control, reducir los niveles de lípidos sanguíneos, controlar la presión arterial, así como mejorar el nivel de energía y el manejo del estrés.
“Para tener un corazón saludable es necesario mantener una alimentación equilibrada, ser activo físicamente, controlar el peso, evitar el tabaquismo, moderar el consumo de alcohol, controlar el estrés y descansar lo suficiente”, explica Paola Soto, nutricionista de GNC.
En cuanto al tema de la alimentación la especialista resalta la importancia de incluir cantidades adecuadas, en función de las características individuales de cada persona (edad, sexo, estado fisiológico y nivel de actividad física) para garantizar que se cubran los requerimientos de energía y nutrientes que el organismo necesita para mantener un óptimo estado de salud.
“Debemos tomar conciencia de que lo que consumimos y nuestro estilo de vida tienen una influencia directa en nuestra salud, tanto para mejorarla como empeorarla”, destaca la especialista.
Agrega además que se debe tener presente que el ser humano requiere colesterol para funcionar adecuadamente, pero si hay un exceso en la sangre, este puede acumularse en las arterias y aumentar su estrechamiento y obstrucción.
Existen alimentos que pueden ayudar a mantener el corazón saludable, por ejemplo aquellos de color rojo, como la manzana, frambuesa, chile dulce, rábanos y tomate maduro; así como los de color blanco entre ellos el banano, melón blanco, coliflor, ajo, cebolla, jengibre, hongos, maíz tierno, cebollino y puerro, que se estiman ayudan a mantener los niveles de colesterol adecuados.

Melissa González
[email protected]
Ver comentarios