Enviar
Viernes 24 Mayo, 2013

De haber conocido oportunamente, en las dos ocasiones, que la Presidenta iba a utilizar el referido avión, nunca hubiera autorizado su uso


Con la frente en alto y las manos limpias

(Segunda parte)

Consciente de lo que había sucedido, minutos antes de la medianoche de ese martes 14 de mayo, con conocimiento de la Señora Presidenta, con plena transparencia informé al Fiscal General de la República de manera general de lo acontecido, y en la tarde del 15 de mayo, me presenté acompañando a don Francisco Chacón al Ministerio Público, a interponer la denuncia respectiva y de propia voz informar a los Fiscales todos los detalles que rodearon este asunto.
Así las cosas, termino reiterando que de haber conocido oportunamente, en cualquiera de las dos ocasiones, que la Presidenta iba a utilizar el referido avión, nunca y bajo ninguna circunstancia hubiera autorizado su uso y personalmente se lo hubiera impedido, al costo que fuera.


Como encargado de los diferentes dispositivos que interactúan para brindarle seguridad a la Señora Presidenta, observo que hubo un grave fallo que comprometió su seguridad y el buen nombre de Costa Rica; por lo que se hacía imposible seguir desempeñando estos cargos cuando hay personas que por razones que desconozco (que atribuyo preliminarmente al descuido y prepotencia) no me comunicaban, no me tenían la confianza o rompían los protocolos, para informarme de todo lo que debía saber para poder proteger como se debe, a la Señora Presidenta de la República.
Es por ello que decidí de común acuerdo con Doña Laura presentarle mi renuncia irrevocable a los cargos en que me desempeñaba, asumiendo la responsabilidad política y dar un paso hacia el lado por la Presidenta y por el país, pero siempre con la frente en alto y con las manos limpias.
A lo largo de mi carrera he luchado incansablemente contra el narcotráfico y otras formas de delincuencia organizada, al lado siempre de la Ley y la justicia; mi trayectoria, mis obras y los resultados sobre los que constantemente siempre he rendido cuentas al país, han sido reconocidos por muchos costarricenses a los que les agradezco su apoyo y oraciones; y me han merecido también la confianza internacional entre quienes luchamos contra estos delincuentes desde diferentes focos de acción. Hoy puedo decirles, con mucho orgullo, que nunca he faltado a mis principios y he dado la lucha frontal, sin importar los riesgos y sacrificios que esto ha implicado en todo momento.
Por todo ello he decido seguir hacia adelante, nunca para atrás, en nuevos rumbos porque creo en Costa Rica, porque le he servido, la he defendido y la voy a defender siempre, con honor, lealtad, ética y legalidad.
 

Mauricio Boraschi Hernández