Enviar

El camino para superar los problemas y encaminar el país por una ruta de mayor equidad social, menos pobreza, mejores servicios de seguridad social, más empleo formal, entre otros, debe encontrarlo la clase política llegando a un consenso con los habitantes


Choques en vez de consensos

¿Es conveniente mantener el aumento de la brecha social y otros problemas que padece la sociedad actualmente?
¿Es bueno continuar solo repitiendo discursos sobre ciertos temas que el Estado de la Nación (EN) califica como mitos, o es mejor enfrentar esa realidad y buscarle soluciones de fondo?
Aumento de la pobreza, bajo nivel educativo, creciente desigualdad, falta de empleo, empleo informal, son algunos de los 13 tópicos mencionados en una nota de este medio ayer, con base en los estudios y conclusiones del EN.
Así mismo, otra nota de ayer nos dijo que el empleo generado por las zonas francas corresponde a 75 mil plazas, mientras que son 200 mil personas las que trabajan en el sector de la vieja economía, en el que se incluye el agro.
Estas realidades, atribuidas a la forma en que se implementó el actual modelo de desarrollo, han dividido a los costarricenses en portadores de dos visiones diferentes de país.
Si a esto sumamos que en las últimas décadas los partidos políticos se deterioraron seriamente en su misión de ser centros de estudio de los problemas nacionales, en donde se puedan debatir y plantear soluciones en forma permanente, no solo para tiempos de elecciones, vemos que el país carece de una base indispensable para la comunicación entre los diferentes representantes políticos de la sociedad.
Este problema, por cierto, no tiene nada que ver con el hecho de que haya concluido el bipartidismo y existan ahora muchos partidos políticos. Pocos o muchos, la situación es que no se dedican a estudios serios ni tienen capacidad de dialogar entre ellos. En lo que coinciden, junto a la mayoría de la población, es en haber perdido la confianza en la clase gobernante.
Sin embargo, el camino para superar los problemas y encaminar el país por una ruta de mayor equidad social, menos pobreza, mejores servicios de seguridad social, más empleo formal, entre otros, debe encontrarlo la clase política llegando a un consenso con los habitantes.
Si la capacidad para llegar a eso sigue ausente, es probable que continúe o tienda a incrementarse el malestar y hasta la indignación de muchos que entonces no encuentran más salidas viables para ser tomados en cuenta que las calles.
Nada se avanza con la instalación de comisiones o grupos que hagan estudios y diagnósticos. Estos ya fueron hechos y lo que ha faltado es actuar.
Tampoco es correcto pretender que los problemas antes mencionados se hayan generado en la presente administración. Aunque esta haya seguido la ruta de deterioro y estancamiento, los problemas se iniciaron antes.

Ver comentarios