Búfalos se abren paso en el mercado
Las hembras del búfalo se usan para producción de lácteos y carne en Venezuela hace décadas, por la rentabilidad de este animal, aseveró Golfredo Mendoza, productor y criador. Esteban Monge/La República
Enviar

Productos lácteos pasan de lo artesanal a las góndolas

Búfalos se abren paso en el mercado

Quesos, yogur y leche de este animal ganan seguidores

Los búfalos hembras poco a poco les roban terreno a las vacas en la producción de lácteos. Productos lácteos provenientes de este animal han logrado dar el salto de la industria artesanal en las zonas rurales del país, a las góndolas de los principales supermercados.

201306212328130.n11.jpg
Leche, carne, yogur, queso, ricotta son parte de los alimentos que se pueden extraer de este animal, que en los últimos años ha ganado aceptación entre los ganaderos nacionales.
Mientras, los consumidores aún ven con curiosidad los productos fabricados con leche de búfala, pese a tener décadas de utilización en países como Venezuela.
Golfredo Mendoza trajo las primeras hembras en 2010 desde Guatemala con el objetivo de que los ticos conocieran los beneficios de este animal.
Formó una empresa bajo la marca El Calicanto, en la cual produce derivados de la leche de búfala para distribuirlos en cadenas de supermercados a nivel nacional.
El negocio que una vez fue artesanal ha tomado tanta importancia que actualmente ya existen unos 20 criadores en el país. Finqueros de Guatuso, Guanacaste y Río Cuarto de Grecia prácticamente cambiaron sus vacas por búfalos hembras, y hoy han logrado cosechar un negocio rentable que los ha llevado a las góndolas.
“En Costa Rica hay más de 5 mil búfalas, cada una produce en promedio, seis litros de leche por día”, explicó Álvaro Salas, presidente de la Asociación Costarricense de Criadores de Búfalos.
La primera diferencia es la alimentación, el ganado vacuno come maíz, lo que representa un alto costo de insumos para los ganaderos, mientras que el búfalo no.
Otra de las ventajas es la fortaleza del animal que le impide adquirir bacterias y enfermedades como la mastitis, comunes en las vacas; su piel es más gruesa y sus patas más grandes, lo que evita enfermedades óseas.
La longevidad de estos animales se suma a la lista de elementos positivos para los criadores, pues viven más de 20 años y pueden dar una cría por año.
De la leche de búfala se pueden extraer los mismos productos que de la leche de vaca, con la ventaja de que contiene hasta un 35% menos de colesterol y menos azúcar, por lo que es consumida por personas intolerantes a la lactosa.
En países como Venezuela y Colombia forman parte de un movimiento alimenticio orgánico diseñado para personas con diabetes, presión alta y otros padecimientos.
El queso es comercializado como blanco y queso ricotta, con una textura más compacta y suave, mientras que el dulce de leche de búfala es más suave que el convencional, pues ningún producto contiene preservantes adicionales.
En el caso del yogur lo distribuyen en sabores como fresa, piña, natural y no contiene azúcar, solo el dulce característico de la leche de este animal.

Angie Calvo
[email protected]

Ver comentarios