Logo La República

Miércoles, 19 de diciembre de 2018



BLOOMBERG


BMW se suma a Cadillac para seducir a Silicon Valley

Bloomberg | Viernes 29 agosto, 2014

Las automotrices buscan seducir a los californianos, a quienes consideran fijadores de tendencias para el resto del país. Bloomberg/La República


 BMW se suma a Cadillac para seducir a Silicon Valley

BMW se anotó un punto este mes cuando el ex ejecutivo de Apple Inc. Tony Fadell, se convirtió en uno de los primeros propietarios estadounidenses del nuevo auto deportivo plug-in i8 de $136.000.
Fadell, que trabajó con Steve Jobs para desarrollar el iPod y más tarde confundó el fabricante de termostatos inteligentes Nest Labs Inc., le da un muy necesario prestigio a Bayerische Motoren Werke AG en Silicon Valley, donde el Model S de Tesla Motors Inc. es el vehículo de lujo predilecto de muchas elites tecnológicas.
El cofundador de Apple Steve Wozniak a menudo tuitea sobre sus visitas a las estaciones de carga de Tesla, mientras que el cofundador de Google Inc. Sergey Brin generó titulares cuando el año pasado su personal pintó su Model S de rosa para hacerle una broma del Día de los Inocentes.
El Model S fue el vehículo de más venta en 2013 en las ciudades ricas de la Zona de la Bahía de Atherton y Los Altos Hills, según Edmunds.com, que sigue la evolución de las ventas de automóviles.
Las automotrices buscan seducir a los californianos, a quienes consideran fijadores de tendencias para el resto del país. Si pueden conquistar adherentes entre los ejecutivos de compañías que se esfuerzan por estar a la vanguardia en tecnología, tanto mejor.
“Conducir un Model S casi se convierte en la segunda tarjeta de presentación porque demuestra que uno está a la vanguardia de la sofisticación tecnológica. Silicon Valley es sólo el puntero de muchas de estas cosas porque luego penetrarán en todas partes”, aseguró Thilo Koslowski, analista de la industria automotriz de Gartner Inc.
Para no quedar rezagadas respecto de Tesla, marcas como BMW y Cadillac están incluyendo modelos eléctricos en sus programas.

Bloomberg