Enviar

La apertura comercial exige preparar o redireccionar a los sectores con mayores carencias o deficiencias a fin de que puedan ser eficientes y competitivos


Avanzar sí se puede

Si se quieren atender los problemas que a diario son noticia en Costa Rica, es necesario comenzar a trabajar acertadamente en todo lo que está en su base.
Esto no puede obviarse si se desea continuar contando con un país de buen clima para negocios y desarrollo.
Una ola de problemas de diversa naturaleza y magnitud agobia hoy a muchos costarricenses y a la propia administración, a causa de lo que no se previó ni se realizó oportunamente.
Es lógico pensar que el presente gobierno no desconocía sobre el advenimiento de dicha ola puesto que había participado en la administración anterior, y sabía de las tareas sin realizar.
La opción por incrementar la apertura comercial en el país, exigía simultáneamente preparar a los sectores con mayores carencias o deficiencias a fin de que se pusieran al día y pudieran competir con algún éxito con el resto del mundo.
Al no haberse desarrollado ningún plan en ese sentido, hoy muchas de esas empresas, como por ejemplo la mayoría de las pymes de todo tipo, incluidas las del agro, se encuentran sufriendo las consecuencias.
En el caso de los frijoleros (apenas uno entre muchos), no logran ahora competir en el mercado abierto. Ni fueron convertidos en productores eficientes ni tampoco redireccionados a tiempo hacia otra área de producción.
Los países exitosos logran dar a su población buena calidad de vida, al menos en los aspectos básicos, cuando se trazan un rumbo - país, porque crean desde el inicio una estrategia para que los beneficios lleguen luego a todos.
No es ese el caso de Costa Rica, en que son muchos los que no han podido aprovechar la oportunidad de la apertura comercial y además ven deteriorarse continuamente su calidad de vida porque sus ingresos tienen cada día menor capacidad adquisitiva.
Esto genera un clima social de insatisfacción y frustración nada deseable para continuar con el desarrollo.
Es por ello urgente asumir las tareas no realizadas a fin de frenar y revertir ese deterioro en la vida de muchos de los nacionales, porque nada positivo se logrará dando la espalda a la situación.
No se trata de algo imposible. Por el contrario, con los recursos existentes en las instituciones del Estado puede lograrse con éxito si existe la voluntad política para ello.

Ver comentarios