Araya no ve ventaja por fallida coalición
Tras la ratificación de Araya como candidato, el PLN tiene ahora que definir sus candidatos a diputado, lo cual será a finales de agosto. Esteban Monge/La República
Enviar

Promete gobierno de “unidad” nacional y campaña de altura

Araya no ve ventaja por fallida coalición

Confía en que costarricenses no lo ligarán al gobierno de Laura Chinchilla

El hecho de que la coalición política se esfumara como el viento, no es visto por Johnny Araya, candidato de Liberación Nacional (PLN), como una ventaja en la venidera campaña política.

201307292349560.n55.jpg
Por el contrario, el verdiblanco cree que es hora de redoblar esfuerzos, pues cada uno de los aspirantes pondrá más empeño para tratar de derrotarlo en las urnas.
Tras meses de negociación, PAC, el Frente Amplio y Alianza Patriótica y otras agrupaciones, anunciaron el fin de semana anterior que no irán juntos a los comicios para derrotar a Araya, pues fue imposible ponerse de acuerdo en la forma de elegir al candidato presidencial y a los diputados.
“No subestimo a ninguno de los candidatos de la oposición, vamos a trabajar muy fuerte en esta etapa final de la campaña, para mantener la confianza de los costarricenses y ampliar la ventaja que tenemos, estoy convencido de que soy la mejor opción para 2014”, expresó Araya.
Al margen de este tema, Araya indicó que su campaña “será de altura”, basada en las propuestas y no en ataques personales contra sus opositores políticos, pues todos ellos merecen respeto, incluso habló de un gobierno de unidad nacional, sin importar que el partido de su principal rival lleva ese nombre.
Esas palabras las brindó Araya en la Asamblea Nacional del PLN, la cual se reunió en el Hotel Radisson para ratificar al verdiblanco como su candidato oficial a la Presidencia de la República.
La actividad verdiblanca se llevó a cabo un día después de que la Unidad Social Cristiana realizara un acto similar para anunciar a Rodolfo Hernández como su carta para la presidencia de la República.
En ese sentido, los dos colosos de antaño de la política nacional, se volvieron a enseñar los dientes, lo que sería el preámbulo de una intensa contienda en los próximos meses.
Por otra parte, ante las preguntas de la prensa, Araya aceptó a regañadientes que el gobierno de la liberacionista Laura Chinchilla no ha sido el mejor.
No obstante, aclaró que los votantes no deberían castigarlo a él en las urnas, pues él no representa el continuismo de esta administración, la cual ha sido cuestionada por escándalos de corrupción, falta de olfato político e ineficiencia en temas como la platina.
“Evidentemente hay características distintas en el liderazgo que ejerzo. En Costa Rica y en muchas otras democracias en el mundo, los votantes se fijan en el candidato y no en el partido. Estamos planteando nuestros compromisos al electorado, pues la política requiere una renovación de ideas”, concluyó Araya.
Durante la actividad, los verdiblancos aprovecharon para aprobar un par de mociones relacionadas con el financiamiento de la campaña política, además de la designación de los delegados para la próxima asamblea.


Esteban Arrieta
[email protected]

Ver comentarios