Enviar
Jueves 22 Marzo, 2012

Al señor Ministro de Cultura y Juventud

El Sr. Ministro Manuel Obregón contestó el 16 de este mes mi carta publicada en este mismo diario, a falta de una respuesta precisa de la Sra. Directora del Museo de Arte Costarricense.
Don Manuel, Ud. dice que la razón por la cual no existe en la actualidad guion o exposición permanente del museo es que las 6.500 obras se están inventariando. Ello no es óbice para incumplir el artículo segundo de la ley de creación del Museo que dice que ese ente procurará reunir y exhibir las obras más importantes de las artes plásticas por medio de su colección permanente. No creo que no haya 150 obras inventariadas que son las que se necesitan para cumplir con esa exigencia.
Tengo claro que el argumento del inventario o restauración de la colección no es sino un pretexto. La verdadera razón es la que dijo Doña Florencia en la cita que tuve con usted, de que la ley del Museo está desfasada y obsoleta.
Como abogado le hice ver que mientras la ley no sea derogada es de cumplimiento obligatorio. Ella probablemente quiera un museo VIVO que se adecue a su concepción es decir: con clases de yoga, con préstamo de parte del museo a compañías transnacionales como lo hizo con la Coca Cola para exhibir lo que me parecieron botellas gigantes, con conciertos, fiestas de cumpleaños, en dos palabras, un museo popular y democrático…!!!
Sr. Ministro, si la Sra. Urbina tiene un concepto sui géneris de lo que debe ser un museo que se haga uno a su medida, porque el MAC ya tiene una larga trayectoria y su marco legal.
En cuanto a las razones que usted tuvo para nombrar a Doña Florencia, no solo son de consideración sus atestados, sino también el desempeño cabal de las labores que le han sido encomendadas, como la administrativa, realizada en el presente de modo deficiente o nulo y el desconocimiento que ella tiene de la historia del arte costarricense.
De esta forma se está incumpliendo con los dos requisitos que según el artículo quinto de la relacionada ley debe reunir quien ocupe la dirección de la institución.
Terminada la audiencia, la Sra Urbina me llevó a la bodega donde están amontonadas todas las obras del museo. Me pregunto ¿qué era lo que quería que viera, el desorden, la suciedad, el descuido, la concepción nula de lo que es un acopio? ¿Que pasaría si se quemaran esas pinturas y esculturas? No existe un póliza de seguro como exige el reglamento de la relacionada ley, no vi ni extinguidores, no hay tampoco climatización, ni ninguna medida de seguridad. En dos años solo se ha logrado inventariar 438 obras en papel de Juan Manuel Sánchez, ¿cuánto tiempo durarían en inventariar y restaurar los otras 6 mil? En el ínterin seguirán las exposiciones semestrales de Zulay Soto y Néstor Zeledón según la “actualizada” noción que del arte de nuestro país tiene la Sra. Urbina.
Les pido a los medios de la prensa hablada y escrita que visiten la bodega mal llamada “acopio” del Museo de Arte Costarricense para que sean testigos del lastimoso estado en que se encuentra ese patrimonio artístico y muestren por medio de imágenes lo que estamos en peligro de perder los costarricenses para siempre.

Paul Woodbridge
[email protected]