Logo La República

Viernes, 14 de diciembre de 2018



EDITORIAL


Acabemos con un viejo problema

| Jueves 10 julio, 2014



Para un logro eficaz y rápido en el control de la evasión fiscal, se cuenta desde hace años con moderna tecnología. Lo que no hemos tenido son gobiernos con voluntad política para usarla


Acabemos con un viejo problema

Este medio viene abordando con preocupación desde hace tiempo el problema de la morosidad de muchas empresas y de algunas entidades del Estado, en el pago de los tributos que les corresponde.
Sin embargo el problema —que es viejo— aún sigue creciendo. El monto total adeudado supera los ¢3 mil millones y unas 70 empresas se incorporaron a la lista vergonzosa de morosos en junio de este año, las cuales deben en conjunto ¢400 millones.
Hemos resaltado lo injusto que resulta para las compañías que sí cumplen con estas obligaciones (es competencia desleal) y para los costarricenses en general que no pueden contar con esos dineros públicos para obras y servicios.
Además de estar violando la ley, quienes evaden los tributos han creado una nefasta cultura en el país que debemos cambiar.
No se camina hacia el desarrollo permitiendo la práctica de la evasión a pesar de lo cual esta se ha venido dando. Tampoco le damos así al mundo la imagen que quisiéramos darle.
Para un logro eficaz y rápido en el control de la evasión fiscal, se cuenta desde hace años con moderna tecnología. Lo que no hemos tenido son gobiernos con voluntad política para usarla.
Hoy las acciones de cobro por parte de Tributación Directa vienen dando algunos resultados, dice una nota de este medio ayer. La cifra total que adeudan los morosos disminuyó en ¢400 millones.
Sin embargo no se han puesto en marcha aún sistemas tecnológicos que permitan un intercambio automático de información, como se hace en otros países del mundo.
Estamos urgidos de total transparencia al respecto, manteniendo, desde luego, la confidencialidad de la información. ¿Queremos hacerlo?
Gobierno Digital tiene muchos años de venir ofreciendo la tecnología como herramienta para transparentar y tener datos reales de todo el accionar público y privado a fin de contar con un control tributario adecuado pero, de nuevo, no hemos contado con la voluntad política para ello.
Es altamente deseable que hoy, el gobierno que recién inicia tome la decisión de actuar de forma inmediata en ese sentido, especialmente considerando que el país ha tenido que adquirir deuda externa para pagar gasto ordinario.
Pero sobre todo, para adecentar la cultura tributaria.