Enviar

Demostremos ser una marca país que nadie puede intentar reproducir porque es única. Contamos con los recursos para hacerlo


Abrir los ojos a lo que somos

Un análisis de este medio ayer busca despertar conciencia ante el hecho de que nuestra mayor riqueza, los parques nacionales, no han sido tomados en cuenta para un plan nacional integral que, mediante ellos y salvaguardándolos, impulse la economía y genere empleo y progreso.
Creados con gran visión en el siglo pasado, los parques nacionales y áreas protegidas pueden ser un motor para la economía y producir importantes encadenamientos en beneficio de los habitantes de las zonas donde se encuentran e incluso de otras.
Puede desarrollarse al calor de eso el arte, la artesanía, la gastronomía, la música, la dramaturgia local, los productos industriales relacionados con la naturaleza y múltiples servicios ambientados con naturaleza viva, entre otros.
Semejante riqueza natural debe ser cuidada con gran celo, pero ello no significa que no pueda aprovecharse para que el resto del mundo la admire y que se creen, en las zonas aledañas, innumerables oportunidades de negocios para brindar servicios a ese turista.
En las zonas vecinas a los parques se pueden desarrollar pequeñas industrias relacionadas con la riqueza y belleza natural del país y la posibilidad de disfrutarlas sin deteriorarlas.
El turismo internacional busca, cada vez con más entusiasmo, los sitios donde poder disfrutar los beneficios de la naturaleza virgen (aire puro, aromas, colores, biodiversidad…), aún sin modificar por la mano del hombre, y eso es algo que Costa Rica puede ofrecer en gran cantidad.
De ahí debe salir, además, el recurso económico para un óptimo mantenimiento y protección de nuestros parques (descuidados hoy).
Esa bien podría ser la estrategia, el camino para nuestro desarrollo, porque además no riñe en nada con la tendencia mundial hacia la generación de energía limpia, la producción ya no solo de calidad sino que también garantice inocuidad, la apropiación del sector agrario, agropecuario e industrial en general de las modernas tecnologías y del conocimiento para adaptarlas a sus particulares necesidades, y una gran puerta abierta a la creatividad y la innovación.
Para ese modelo de desarrollo tenemos riqueza natural y capital humano de sobra, sin necesidad de intentar copiar o competir con lo que hagan vecinos que quizás deban optar por otros caminos porque no tienen las condiciones de Costa Rica.
Esto nos permitiría ser originales, mostrar lo mejor de nuestra idiosincrasia y cultura, demostrando que en verdad somos una marca país que nadie puede intentar reproducir porque es única.
 

Ver comentarios