Enviar

Revisión técnica aseguraría calidad en un mercado que vale ¢170 mil millones

No se declara paz todavía en guerra del cemento

Producto chino pretende venderse a un precio menor al local

RESUMEN EJECUTIVO
Se pondría fin al pleito entre los productores locales Cemex y Holcim por un lado, y por otro, Grupo JCB, que importaría el cemento chino, al seguir adelante la propuesta revisión técnica de todo el cemento vendido en Costa Rica.

Sin embargo, faltan todavía varios pasos administrativos, antes de que se declare la paz.

La importación del cemento chino representaría un cambio importante en un mercado que al año vale unos ¢170 mil millones.

Grupo JCB pretende cobrar un precio bastante menor por el cemento que se vende en este país, una vez que inicie en junio la importación, mientras las empresas locales han expresado la duda de que el producto chino sea de una calidad inferior.

El pleito sobre el cemento surgió en enero pasado, cuando el Gobierno eliminó una norma que restringía las importaciones.


Se pondría fin al pleito entre los productores locales Cemex y Holcim por un lado, y por otro, Grupo JCB, que importaría el cemento chino, tras la propuesta revisión técnica de todo el cemento vendido en Costa Rica.

Se trataría de la supervisión de calidad por parte del Instituto de Normas Técnicas de Costa Rica (Inteco), apoyado por el laboratorio técnico de la UCR, así como por otros grupos de expertos.

“Es muy importante para Costa Rica contar con una norma nacional en este tema, ya que esto permitirá que el producto que ingresa al país sea apto para nuestro mercado”, señaló Mauricio Céspedes, director ejecutivo de Inteco.

Creada en 1987, Inteco es una asociación privada sin fines de lucro, que en 1995 fue reconocida por decreto ejecutivo como el Ente Nacional de Normalización.

Los representantes de las empresas cementeras estarían dispuestos a someter sus productos a la revisión.

“Una vez que la norma que se está desarrollando en Inteco sea aprobada, se evaluarán los cementos conforme a la misma”, señaló Francesco Rossi, coordinador de Innovación de Holcim, mientras los representantes de Cemex también han indicado su conformidad con el concepto de la revisión.

Sin embargo, se trata de varios pasos administrativos que tendrían que resolverse, antes de que se declare la paz en el sector cementero.

Por un lado, sería necesario que las normas sean incorporadas a la ley para que todas las cementeras estén en la obligación de cumplirlas, señaló Irene Campos, directora del Instituto Costarricense del Cemento, organismo integrado por las empresas Cemex y Holcim.

Además, Inteco todavía no ha notificado a las partes acerca del plan de revisión, ni las fechas en que iniciaría.

Con un régimen técnico aprobado, se acabaría con algunas dudas acerca de la calidad del cemento chino, que vendría a Costa Rica por naviera.

El cemento bien empaquetado en polipropileno y otros materiales impermeables debería poder transportarse en buenas condiciones, al tener una vida útil de hasta seis meses, según datos de la cementera alemana Heidelberg.

Por otro lado, podría ser arriesgado para la industria de construcción utilizar el cemento importado, si en el viaje estuviera expuesto a cualquiera de varias condiciones que afectarían la resistencia, incluidas humedad, temperaturas altas, o contaminación por la carga anterior del barco, de acuerdo con la aseguradora marítima noruega Skuld.

Mientras tanto, la importación de los productos chinos representaría un cambio significativo para el mercado nacional de cemento que el año pasado tenía un valor de unos ¢170 mil millones, según expertos de la industria.

Al inicio, Grupo JCB vendería el cemento a un precio un poco menor a $200 por tonelada, dijo Juan Carlos Bolaños, gerente general.

Esto representaría una reducción de casi el 15% en comparación con el precio promedio del mercado local del año pasado de unos $225 por tonelada.

La gran mayoría de las ventas del cemento en el país durante varios años ha estado dividida entre las operaciones locales de Cemex, una subsidiaria de la mexicana Cemex S.A. de C.V., y Holcim, una subsidiaria de Holcim Limited con sede en Suiza.

Holcim Limited es la cementera más grande del mundo, mientras Cemex S.A. de C.V. también es un gigante, con ingresos en 2013 por más de $15 mil millones.

Sinocem Costa Rica es una empresa local subsidiaria, que traería el cemento producido en China, por mucho el productor más grande del mundo.

La guerra del cemento estalló en enero pasado, cuando el Gobierno eliminó una norma que efectivamente impedía la importación.

Bajo la regla anterior, era prohibido vender el cemento que tiene más de 45 días desde la fecha de producción.

Con ese tiempo limitado, habría sido difícil importar el cemento chino.

201503242209050.n11.jpg


Redacción
Colaboró Rodrigo Díaz
 

Ver comentarios