Enviar
¡Mucho México para Costa Rica!
La Selección no se defendió, no creó y mucho menos atacó. El 2 a 0 le salió barato ante un equipo azteca a media máquina

“Sé todo de México, cómo va a jugar, quiénes van a jugar y hasta los cambios, nada me va a sorprender”. Eso dijo mil veces Jorge Luis Pinto. Lástima que supiera tanto, porque de nada le sirvió.
Puede que Jorge Luis Pinto no haya temblado, pero sin duda sí le tuvo miedo a México, jugó a no perder, metió el bus y de nada sirvió. Con solo la alineación ya Costa Rica iba perdiendo y al final de los 90 minutos se ratificó. Costa Rica 0 México 2.
La mente no falla, capta los mensajes y los ejecuta. El de la Tricolor nacional fue de temor, de impotencia, de saberse derrotada antes de jugar, pero al menos buscar que fuese por la menor diferencia.
Un portero, cinco defensas y dos volantes de marca, así nadie le puede ganar a México, esa poderosa selección, la mejor del área. A la que por lo menos, aunque fuese por jugar en casa, se le debió haber dado pelea.
Y con ese accionar el partido se transformó en una copia de lo que se vio hace dos semanas, cuando Tigres paseó a Alajuelense; este viernes México paseo a Costa Rica, ya que aunque tenía mucha defensa, nadie marcaba.
Desde el tercer minuto Carlos Salcido, al ver que nadie le inquietaba, adelantó líneas y el partido comenzó a jugarse en territorio nacional, México atacaba y Costa Rica reventaba.
El peso estaba en los tres centrales, González, Umaña y Acosta, ya que los contenciones, Barrantes y Cubero, no frenaban nada. Por los costados Oviedo y Salvatierra, medio marcaban, pero de la media cancha no pasaban.
El equipo estaba partido, los de muy atrás, ya mencionados, Bolaños que andaba por todo lado y adelante, sin hacer nada, Saborío y Campbell, quienes no hicieron sudar a Moreno y Rodríguez, mucho menos a Corona, que ni pelota tocó.
Así tenía que llegar el gol y de la manera más sin gracia, la que se supone estaba más que estudiada, de un tiro de esquina, mal rechazo, al igual que ante Guatemala y El Salvador, la recibió Carlos Salcido y la mandó al fondo de la red, 1 a 0 al 42’.
En la complementaria nada varió, se sacó a Barrantes e ingresó Rojas, quien lejos de sumar restó, aunado a que en tan solo seis minutos ya estaba el 2 a 0 en el marcador.
Sí, nuevamente, de tiro de esquina, con diez ticos en el área apareció Jesús Zavala para tocarla, donde estaba Navas por cierto, y la pelota terminó en el fondo de la red.
No había nada que hacer, el rival se daba un paseo sobre el lindo Estadio Nacional, donde no pasó ninguna penuria y con poco esfuerzo siguió manejando el juego hasta el final.
Costa Rica fue una selección sin argumentos en ninguna de sus zonas, ni defensivos porque solo marcaban y más o menos, nadie se encargó de hacer fútbol y en ofensiva nada de nada.
El camino a Brasil es difícil, más si se juega tan remal, más allá de la superioridad de México y más allá de la ayuda que dio Guyana al empatar en El Salvador.
La afición se hizo sentir, llenó el estadio, pero también reclamó el mal juego y pidió la cabeza de Pinto.

Cristian Williams
[email protected]


Ver comentarios