Enviar

No se ha hecho nada para frenar esa inmensa bola de nieve que es el presupuesto de Aresep


La obesidad de Aresep

Por un lado, muchas de las quejas contra la Aresep por los incrementos en varios precios, no son bien fundamentadas.
De hecho, el ente regulador está compuesto en su mayor parte por personas altamente capacitadas, lideradas por Dennis Meléndez, un economista de renombre merecido.
Sin embargo, el verdadero problema de la entidad no es precisamente el precio de los combustibles o de otro servicio regulado, sino su carísima operación.
Es decir, el dinero que Aresep gasta para brindar el servicio que le corresponde, y que como dinero público debe ser aportado por todos los costarricenses de un modo u otro.
El aumento anual incontrolable de ese presupuesto ha pasado de unos ¢6 mil millones en 2008 a no menos de ¢21 mil millones en este año, en cifras reales, como lo señala una nota de este medio hoy.
Este es un incremento fuerte anual, pagadero por los contribuyentes, que debe invertirse.
La parte buena es que en cuanto al precio de los combustibles, los costarricenses no pagan hoy más de lo normal, de acuerdo con el costo actual del barril de petróleo en los mercados mundiales.
Por mucho que se ha polemizado en estos días sobre la fórmula utilizada por Aresep para fijar los precios de los combustibles, y aun cuando en esto haya habido error, no es esa la causa de que se incrementen irregularmente los precios.
Estos aumentos más bien, en este caso, se deben a otros factores como son el transporte, la distribución y los impuestos que pesan sobre los combustibles y terminan afectando de manera importante al sector productivo y el bolsillo de los costarricenses en general.
Es decir, que Aresep, al igual que otros entes públicos, debe volverse eficiente de modo que pueda brindar sus servicios a la población con mucho menor gasto.
Sabemos que estos son temas difíciles de abordar y más en tiempos de campaña política. Sin embargo, deben tomarse medidas.
Ya en otros momentos hemos recordado a los costarricenses que si seguimos por el camino de gastar cada día más en vez de hacernos eficientes en el sector público, más nos acercaremos a la grave y dolorosa situación sufrida por Grecia y otros países europeos. Actuemos ahora, que aún es posible no tocar fondo.

Ver comentarios