Logo La República

Martes, 22 de septiembre de 2020



FORO DE LECTORES


Jaramillo y el capital humano

| Sábado 08 diciembre, 2012


La salud no se ve, no se oye, no se siente, no huele y solamente nos damos cuenta de su existencia cuando la padecemos, sea, cuando nos enfermamos


Jaramillo y el capital humano

Más valioso que la geografía y las riquezas naturales de un país, es su población, el llamado capital humano. El doctor Juan Jaramillo Antillón escribe un nuevo libro donde recuerda el pasado y todo lo que le debemos a Grecia en el campo de la medicina. 300 a.C. en Grecia se dijo que la infección era tan contagiosa que ni los médicos se salvan de ella. Desde entonces la importancia en el cuido de la salud fomentando la educación y creando los servicios médicos públicos para indigentes y trabajadores en Alemania al amparo de la Ley del Seguro Social de Enfermedad (1883). La seguridad social como actualmente la entendemos comenzó en Inglaterra en 1940. (Casi que para el mismo tiempo, el doctor Rafael Ángel Calderón Guardia crea el Seguro Social en nuestro país). Desde entonces, los médicos ejecutan diferentes papeles como médico de familia o de una comunidad, como médico que pertenece a un hospital o ser médicos en funciones sanitarias.
Están los médicos privados, relación médico-paciente donde este cancela la consulta directamente. Todo corresponde a la aparición de la figura histórica de Hipócrates, médico de la isla de Cos, quien da inicio a la medicina científica, el arte de curar que radica en separar la práctica de la medicina de las especulaciones de la religión, la filosofía y la magia.
La profesión médica es la única carrera universitaria que protege la salud de las personas desde antes de nacer y hasta su muerte. A la persona que se enferma se le trata médicamente o quirúrgicamente buscando curarla si es posible. Las personas acuden ante el médico con confianza y con fe.
El futuro de la medicina reside en que entendamos y aceptemos que no obstante los grandes avances logrados hasta el presente, está lejos de ser perfecta. Que una persona o una población conserven su salud, no solo es responsabilidad de los médicos sino que este es un problema de todos, afirma Jaramillo, pues la salud no se le puede imponer a una persona o a la sociedad en conjunto. La salud no se ve, no se oye, no se siente, no huele y solamente nos damos cuenta de su existencia cuando la padecemos, sea, cuando nos enfermamos.
En nuestro país la seguridad social es uno de los logros de mayor importancia. Se refiere al apoyo que el Estado pueda proporcionar a los ciudadanos en los diferentes campos de la actividad social, en especial, en la enfermedad cuando aparecen esos cambios que provocan las lesiones celulares llamadas mutaciones que pueden causar la muerte.
Como todas la publicaciones del doctor Jaramillo Antillón, lo importante es su conocimiento profundo de la medicina y el concepto de que la atención de los enfermos debe poseer una sola política: la cultura de calidad, sea la evaluación permanente de los resultados de los servicios médicos, en la CCSS a través de una Unidad de Evaluación Médica que controle la eficiencia a todo nivel.
Para que tengan una idea, en Costa Rica antes de 1940 la mortalidad infantil era de 132 niños fallecidos por mil nacimientos. Con el Seguro Social en la actualidad la mortalidad infantil es de nueve niños por cada mil nacimientos y la esperanza de vida promedio es de 79 años una de las más altas del mundo. La Importancia de la Medicina en la Sociedad es un libro que vale la pena leer.

José Eliseo Valverde Monge
Médico





© 2020 Republica Media Group todos los derechos reservados.