Enviar

Diversos cambios en costumbres y usos nos convertirán en consumidores más inteligentes


El ahorro de luz y agua es posible

El encarecimiento de las tarifas eléctricas en el país, aparentemente será algo inevitable durante una década, mientras el ICE construye las obras que quiso realizar oportunamente, pero no se le permitió.
Ahora nos veremos enfrentados a pagar tarifas más altas, mientras los proyectos, que finalmente se construyen, entren en funcionamiento y alivien la carga a los consumidores por tener que generar actualmente el país una parte de la electricidad requerida a base de diesel y bunker.
Sin embargo, mientras eso ocurre, pueden ser muy atinadas las recomendaciones que este medio da en una nota ayer, a fin de que en los hogares, negocios y edificios públicos y privados se ahorre electricidad.
El tema reviste doble importancia porque además de generar un menor consumo y con ello menor gasto económico, introducirá a los costarricenses en la práctica de buenos hábitos, de por sí muy convenientes, aun si la electricidad bajara de precio.
Los mecanismos para lograr ese ahorro mejorarán nuestra cultura como consumidores y además ofrecerán una serie de oportunidades de negocios a quienes con visión de mediano y largo plazo se han dedicado a producir elementos que funcionan a base de electricidad y que son eficientes para generar ahorro de la misma, como bombillos, refrigeradoras, cocinas, aires acondicionados y otros.
Diversos cambios como estos en las costumbres y usos, que  con el paso de los días ni se sienten y pasan a formar parte de la vida cotidiana, nos convertirán en consumidores inteligentes, más conscientes de aquello que realmente necesitamos y nos irán llevando hacia la sociedad moderna que necesitamos hoy.
No solo para ahorrar electricidad debemos educarnos, sino, y muy especialmente, para hacer un consumo racional y responsable del agua.
Otra nota de este medio ayer nos informa que alrededor de un 50% del agua que se produce en el país se desperdicia.
Acostumbrados como estamos a ese desperdicio, porque nos habían dicho que el agua era un elemento inacabable, estamos urgidos de aprender a cuidarla y ahorrarla.
Será importante el proceso que viviremos para volvernos moderados consumidores de lo necesario. Seremos una mejor sociedad cuando esto hayamos logrado.
 

Ver comentarios