2014 dejó tibios avances en infraestructura vial
La carretera a San Carlos inició el asfaltado y se espera que para fin de año ya estén listos los primeros 5 kilómetros, explicó Mario Marín, gerente de Construcción de Sánchez Carvajal. Esteban Monge/La República
Enviar

Obras con avances parciales durante el año

2014 dejó tibios avances en infraestructura vial

Carreteras a San Carlos, Cañas-Liberia y Bajos de Chilamate no estarían listas en 2015

El año que está a punto de terminar dejó un saldo poco productivo en lo que a construcción de obras viales se refiere.
Aunque han avanzado, algunos de los grandes proyectos no se concluyeron este año y otros de menor tamaño no han podido arrancar.

201412072306380.n22.jpg
Las obras que presentan mayores avances son la nueva carretera a San Carlos, que consiste en un trayecto de 30 kilómetros; Cañas-Liberia, que consta de 50 kilómetros de carretera en concreto, y Bajos de Chilamate – Vuelta de Kooper, de 27 kilómetros.
Aun cuando se espera que para 2015 se acelere su construcción, no se espera que ninguno de estos proyectos sea inaugurado por el gobierno el próximo año.
La ruta Sifón y La Abundancia, a cargo de la empresa Sánchez Carvajal, ha sufrido constantes atrasos desde que empezó su construcción en el gobierno de Abel Pacheco.
La obra, cuyo costo se ha triplicado desde entonces, fue iniciada por una empresa taiwanesa, la cual solo pudo hacer la trocha.
Tras años de discusiones, se dispuso hacer un nuevo diseño para que la carretera tuviera cuatro carriles, con el fin de prever la demanda futura que tendrá dicho paso.
Cañas – Liberia fue iniciada en el gobierno de Laura Chinchilla, que inicialmente pretendía dejar inaugurada la obra. Cambios en el diseño, así como la ampliación de puentes y la inclusión de pasos a desnivel en Liberia, Bagaces y Cañas hicieron que el proyecto fuera más grande de lo inicialmente previsto.
El modelo de esa carretera es considerado uno de los más completos en el país, y espera ser replicado en el resto de la Carretera Interamericana Norte. La capa de hormigón asfáltico es colocada por la empresa FCC, mientras que otras compañías se encargan de los pasos a desnivel y los puentes.
Por su parte, la carretera Bajos de Chilamate-Vuelta de Kooper permitirá conectar principalmente el tránsito pesado del puerto limonense a la Zona Norte, evitando el paso de furgones por el Valle Central.
El paso de 27 kilómetros permitirá circular a una velocidad de 80 kilómetros por hora, lo que reduce a minutos el traslado entre ambos puntos, que actualmente tarda más de una hora.
En la capital, la constructora Meco llevará a fines de mes un 20% de avance del nuevo paso a desnivel que se construye en Paso Ancho.
Mientras, una empresa española, Copisa, tiene a su cargo Uruca-Jardines del Recuerdo. Aunque no ha iniciado, ya está muy avanzado el proceso de expropiaciones, comentó Carlos Villalta, ingeniero del MOPT.
Este proyecto contempla la reubicación de familias que viven en los márgenes del puente. Villalta consideró que no habrá mayor problema con los traslados.

Rodrigo Díaz
[email protected]



Ver comentarios