Enviar
8839: una ley “verde”
El artículo 8 de la norma permite a las municipalidades vender los residuos sólidos reutilizables y su posible exportación, pero pocas lo hacen

En Costa Rica son pocas las personas que tienen el hábito de reciclar.
Es común ver grandes cantidades de bolsas de basura en las calles, donde se pone en evidencia que no hubo una tarea de separación de los desechos sólidos para valorar su posible reutilización.
Para esto se creó la Ley 8839, que intenta implementar una gestión de los residuos y el uso eficiente.
“Con las actuales autoridades del Ministerio de Salud me he reunido planteándoles la preocupación de que se necesita divulgar más la ley”, afirmó Yolanda Acuña, diputada y presidenta de la Comisión de Asuntos Municipales.
Se debe comenzar implementándola desde los gobiernos locales que son los responsables del manejo que se les da a esos desechos, afirmó Acuña.
Según una información emitida por el Estado de la Nación al despacho de la legisladora, menos del 25% de las municipalidades tiene planes de gestión para la separación de los desechos sólidos.
Sin embargo, el artículo 8 que ampara esa ley, apunta que las municipalidades deben crear a nivel interno las unidades para dar aprovechamiento a los desechos.
“El INA tiene responsabilidad de dar capacitación a toda la comunidad”, aseguró Acuña.
También comentó que el Consejo Superior de Educación emitió una directriz para incluir en todos los planes de estudio de la educación pública y privada un eje que vaya aplicando una conciencia verde en los educandos.
El ente que debe velar por el cumplimiento de esta ley es el Ministerio de Salud, que además tiene la tarea de fijar presupuestos y posibles multas por su incumplimiento.
Para hacer más fácil esta tarea, se creó una plataforma vigilante, asesora y de aplicación integrada por el Minaet, UNED e IFAM, entre otras.
“Trabajamos con grupos organizados y tenemos una directora de gestión ambiental que es la que supervisa las campañas de recolección, pero todo es un asunto de cultura”, afirmó Rafael Angel Rodríguez, alcalde de Puntarenas.
Las municipalidades costeras son las que generan más desechos sólidos, ya que en ellas se encuentra la mayor cantidad de cadenas hoteleras que emiten cantidades enormes de residuos.
Sin embargo, el informe enviado al despacho de la diputada por parte del Estado de la Nación, no muestra que esta municipalidad aplique planes de manejo.
La Ley 8839 permite a las municipalidades vender la basura seleccionada, por ejemplo los metales, y además autoriza la posible exportación de residuos a otros países. Esta se aprobó en segundo debate el 25 mayo de 2010, y fue publicada en La Gaceta número 135 el 13 de julio del mismo año.

Luis Diego Coronado
[email protected]


Ver comentarios