Enviar
El millonario préstamo que el BID aprobó para Costa Rica aún no tiene el consentimiento seguro de los legisladores
$850 millones para obras aguardan respaldo

• A pesar de que el primer desembolso se fijó en $300 millones, ya presupuestaron $547 millones en obras

• Sector empresarial considera que obras presupuestadas son urgentes y que el país está en posibilidades de asumir deuda

Carlos Jesús Mora
[email protected]

La carretera Interamericana Norte, el Tren Eléctrico Metropolitano y una serie de vías cantonales aguardan la aprobación de un millonario préstamo en el Congreso para ser financiadas.
La realización de estas y otras importantes obras de infraestructura en el país depende de cómo se desarrolle la negociación con los distintos partidos en el Congreso durante los próximos meses.
Los $1.050 millones que juntos conforman el préstamo por $850 millones del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y los $200 millones de una contrapartida aportada por el Estado aún no tienen el respaldo seguro de los diputados de oposición.
El Partido Acción Ciudadana (PAC), la Unidad Social Cristiana (PUSC) y el Movimiento Libertario (ML) se muestran renuentes a tramitar “así no más” el proyecto de ley que empezará su tramitación en el Congreso en las próximas semanas.
“No se trata de mandar el proyecto y tramitarlo así no más, tenemos que analizar cada una de las partidas, esta es una suma muy elevada por lo que los diputados tenemos que ser muy cautos de qué vamos a aprobar, estamos hablando de endeudar al país”, aseguró Francisco Molina, jefe de fracción del PAC.
Los $1.050 millones se girarían en varios tractos una vez aprobado el empréstito, el cual tiene un lapso de amortización de 20 años y tiene una tasa de interés de 5,64% anual.
A pesar de que el primer desembolso se fijó en $300 millones, ya existen presupuestados $547 millones en obras.
El proyecto fue formulado como un programa “CClip”, que implica la existencia de varias normas y requisitos por cumplir antes de aprobarse el siguiente desembolso y la ejecución del monto restante, cuyos proyectos aún están por definirse.
Además de la construcción de obras como la Interamericana Norte, el Tren Eléctrico Metropolitano y una serie de vías cantonales, con el dinero se pretende inyectar recursos en la infraestructura portuaria y aeroportuaria.
Un monto aún por definir se destinaría a la modernización de los puertos del Atlántico, así como a la ampliación del aeropuerto Daniel Oduber en Liberia y la construcción de una terminal aérea en la Zona Sur del país.
En las próximas semanas se emprenderá un cabildeo político con las fracciones legislativas para lograr un consenso sobre el expediente legislativo, al cual se le asignó la numeración 17.219 en la lista de proyectos en el Congreso.
“Este es un proyecto que se ejecutará por etapas, estos $850 millones no afectarán de forma inmediata el saldo de la deuda, la cual hemos disminuido en 10 puntos en los últimos tres años”, afirmó Guillermo Zúñiga, ministro de Hacienda.

Entre tanto el sector empresarial del país asegura que “vale la pena” asumir la deuda con el BID.
“La mejor forma de desarrollar obras importantes de infraestructura y urgentes como es el caso de Costa Rica es mediante el modelo de concesión de obra pública, pero este préstamo presenta condiciones muy favorables que se deberían aprovechar. De lo único que se debe estar pendiente es que este préstamo no venga amarrado, es decir que las consultorías y demás estudios deban realizarlas entidades ya estipuladas”, consideró Rafael Carrillo, empresario del sector industrial y presidente del Consejo Empresarial Centroamericano.
Miguel Schyfter, empresario de la industria textil coincidió con la posición de Carrillo. “El país debe aceptar este préstamo, es un empréstito blando y como país tenemos esa capacidad de endeudamiento. Este dinero nos ayudará a mejorar nuestra infraestructura, lo cual impulsará nuestra economía ante la merma de la inversión extranjera y la crisis que se avecina”, dijo.








Ver comentarios