Enviar
Dinero se utilizará para instalar cámaras y torres de control
$3,6 millones costará vigilancia de Calero

Diplomacia nacional ayer protestó ante Nicaragua por nueva invasión a la isla

Unos $3,6 millones invertirá el gobierno de Laura Chinchilla para vigilar isla Calero-Portillo y prevenir una nueva invasión de militares y civiles nicaragüenses a territorio nacional.
Ello, mediante la instalación de cámaras que monitoreen la región las 24 horas del día y la colocación de torres de control aledañas a la zona de exclusión.
Las autoridades nacionales volverán a agudizar el cuido de esa área, luego de sobrevolar la isla y obtener fotografías que supuestamente comprueban una nueva incursión de no menos 100 civiles del vecino país del Norte.
Tanto la mandataria Chinchilla, como Mario Zamora, ministro de Seguridad, solo adelantaron que se instalarán equipos electrónicos de monitoreo permanente y se construirá infraestructura en varios puntos para que los miembros de la Fuerza Pública puedan realizar sus labores de patrullaje.
La intención es que se levanten torres de vigilancia en las inmediaciones del “canal Pastora”, sin violar las medidas cautelares de la Corte Internacional de Justicia, que cuenten con los servicios básicos para que intermitentemente los policías puedan estar saliendo y entrando a la zona.
Más, tomando en cuenta que las condiciones selváticas e inhóspitas de la región impiden la presencia permanente de oficiales.
“Para ingresar hay que pasar zonas fangosas de hasta metro y medio de profundidad, en algunos casos una persona ocupa una hora para moverse 100 metros. Además no hay agua ni condiciones básicas para que una persona permanezca ahí”, explicó Zamora.
No obstante, el jerarca de Seguridad no quiso adelantar si ampliarán el número de patrullajes y la cantidad de oficiales que resguardan la zona, así como, sí continuarán realizando sobrevuelos, pues adujo que podría atentar contra la seguridad nacional.
Los $3,6 millones que se utilizarán en las labores de vigilancia provienen del presupuesto de la Comisión Nacional de Emergencias y se emplearán al amparo del decreto de emergencia emitido en octubre de 2010, a raíz de la invasión de personal militar y civil de Nicaragua a Isla Portillo-Calero.
Sin embargo, aún se desconoce la fecha en que se girarán y en que arrancarán las labores de monitoreo.
Para las autoridades nacionales, la incursión a la esquina noreste de isla Calero-Portillo, área donde nicaragüenses, ni costarricenses pueden ingresar hasta que la Corte de Justicia, con sede en La Haya, Holanda, resuelva el litigio que tramita desde finales del año pasado, responde a intereses político-electorales del presidente Daniel Ortega.
Esto en razón, de que en setiembre próximo el mandatario nicaragüense disputará con Arnoldo Alemán su reelección en las urnas.
“Siempre que se acercan las elecciones en Nicaragua, se utiliza el tema de río San Juan como distracción, ahora que las diferencias se acortan, un nuevo grupo de civiles ingresa a isla Calero, violentando la orden de La Haya”, dijo Carlos Roverssi, canciller a.i.
Entre tanto, ayer Roverssi protestó mediante una misiva ante su homólogo nicaragüense Samuel Santos, por los constantes ingresos de jóvenes del partido que Ortega encabeza.
“Mi país expresa su más enérgica protesta por estas acciones de Nicaragua. Costa Rica requiere a Nicaragua ordenar a los nicaragüenses que permanecen en la zona despejada por la Corte (Internacional de Justicia) salir de ésta inmediatamente, y tomar las medidas necesarias para impedir que se siga incumpliendo con lo ordenado por ella”, reza la carta.
Simultáneamente, se informó a los jueces de La Haya sobre los acontecimientos de los últimos días para que estén al tanto de la situación y en su momento se pronuncien al respecto.
Esta es la segunda vez que Costa Rica protesta por incursiones de civiles del vecino del Norte a la zona de despeje demarcada por La Haya el 8 de marzo anterior.
El 24 de junio pasado, mediante una misiva la Cancillería denunció una incursión y reprochó que el gobierno de Ortega alienta a esos jóvenes a entrar a territorio nacional.
El conflicto con el vecino del Norte se suscitó desde 21 de octubre pasado, cuando el país denunció que Nicaragua vertía en su territorio los sedimentos de un dragado en el río San Juan.
Pocos días después, Costa Rica también evidenció la invasión de militares nicaragüenses a Isla Calero. Ante esta situación la diplomacia acudió a la Organización de Estados Americanos y La Haya, donde el proceso aún está abierto.

Natasha Cambronero
[email protected]
Ver comentarios