Logo La República

Sábado, 17 de noviembre de 2018



INVERSIONISTA


2015: Año de coincidencias alegres

Redacción La República [email protected] | Lunes 14 diciembre, 2015




RESUMEN
Seguimos enfrentando el problema de un déficit fiscal exagerado, sin encontrar soluciones para 2016.
Sin embargo, hace un año nadie habría podido esperar tantos resultados económicos positivos, sobre todo con otra reducción en el precio del petróleo, aún más en el último trimestre, después de su colapso en 2014.
A esto se añade la caída en los precios internacionales de otras materias primas.
En cuanto a las tasas de interés, se mantuvieron bajas en dólares, mientras se redujeron en colones de forma significativa, dada la amplia disponibilidad de liquidez.
Otro factor positivo fue la estabilidad del colón, a pesar del cambio a un sistema de flotación administrada en lugar del de bandas, no se dio volatilidad.



Costa Rica sigue enfrentando el problema de un déficit fiscal alto, que finalizará este año cercano al 6% del valor de la producción nacional, la peor situación financiera gubernamental de Latinoamérica y el sexto año consecutivo sin resolver el problema.
Sin embargo; 2015 en gran parte, habrá sido un año de coincidencias alegres económicas, por varios factores que incluyen los bajos precios de las materias primas, así como las tasas de interés a la baja, especialmente en colones, y la estabilidad del tipo de cambio.
Los bajos precios de las materias primas están dando un año de casi cero inflación, con lo que la gente debería percibir que le alcanza más el dinero de su bolsillo.
Así, los precios internacionales del petróleo bajaron incluso la semana pasada a sus mínimos históricos de los últimos seis años, el indicador Brent llegó a estar por debajo de $40 el barril.
Otras materias primas también han caído considerablemente, principalmente las agrícolas y los metales, así en promedio el precio del café bajó un 24%, el trigo un 15% y el maíz un 5%.
Mientras tanto, las tasas de interés en colones han estado bajas, pese a que haya un déficit alto, por un alto nivel de liquidez en el mercado, y también porque los bancos estatales han estado dispuestos a reducir los márgenes, tras las indicaciones dadas por el Gobierno.
La tasa de referencia de los créditos en colones —tasa básica pasiva— ha caído hasta el 5,95%, —la más baja de los últimos siete años— cuando a inicios de año estaba en el 7,20%.
El Banco Central por su parte, ha rebajado en siete oportunidades en el año la tasa con que presta o capta dinero en el mercado de liquidez Over Night —tasa de política monetaria— hoy en un 2,25%, restándole tres puntos porcentuales a su valor en enero.
Asimismo, las tasas en dólares no recibieron cambios significativos.
Con respecto al tipo de cambio, la casi nula volatilidad dentro del mercado imperó todo el año, a pesar del cambio a un régimen de flotación administrada.
El colón no superó los ¢542, ni bajó los ¢530, como si todavía existiera el sistema de las bandas.