Enviar
Sábado 13 Febrero, 2010

2010: Un año de acción en materia de cambio climático

Se ha escrito mucho sobre lo que no fue posible acordar en la Cumbre de Copenhague de diciembre pasado, pero no se ha dicho lo suficiente sobre los importantes avances que se lograron.
El acuerdo alcanzado en Copenhague es un importante paso adelante. Lo acordó un grupo amplio y representativo de países, incluidos Costa Rica y Reino Unido, y ya cuenta con el apoyo formal de unos 70 países, además de otros que están por sumarse. El Acuerdo logró importantes avances, como el compromiso de tomar medidas para limitar el incremento en la temperatura global a 2°C. Establece hasta $30 mil millones en financiamiento para países en desarrollo en los próximos tres años, y el objetivo de $100 mil millones anuales para 2020.
Los países han esperado a entregar sus planes de mitigación, según lo establece el Acuerdo. Las acciones y objetivos que se han enlistado ya, representan más del 80% de las emisiones globales, un paso decisivo en la lucha global contra el cambio climático. Si se llevan a cabo en su totalidad podrían llevar al punto más alto de las emisiones hacia 2020 o antes.
En los meses siguientes, el Reino Unido seguirá promoviendo metas ambiciosas y planes legislativos, de manera que sea posible lograr el mayor impacto en las emisiones. Estas ambiciones deben empezar por nuestra casa. Por ley, el Reino Unido está comprometido a reducir sus emisiones en un 34% para 2020 y vamos en camino a lograrlo.
Las acciones en casa deben encontrar paralelo en las acciones en el plano internacional. La demora causará mucho más daño a los países en desarrollo y su población en todo el mundo.
De este modo, hay cinco áreas de acción para la comunidad internacional en 2010:
1. Acelerar las legislaciones y políticas nacionales en materia de cambio climático, con énfasis en las oportunidades de crecimiento ecológico con un desarrollo bajo en emisiones de carbono.
2. Agilizar las finanzas de arranque rápido en cambio climático lo antes posible para que aumenten las inversiones y haya estímulo para las acciones en el campo. Las prioridades para dicho financiamiento deben incluir acciones en contra de la deforestación, desarrollo bajo en emisiones de carbono y adaptación en los países más pobres y vulnerables.
3. Establecer un panel de alto nivel para tomar una decisión sobre la forma en que se pueda incrementar la cifra de $100 mil millones para cambio climático en 2020 y de qué fuentes.
4. Acordar y comenzar a implementar medidas para generar mayor transparencia, de modo que todos podamos estar seguros de que los países en verdad están haciendo las reducciones que reportan. La transparencia es un ingrediente clave para proveer la confianza necesaria para recaudar y mantener el movimiento de las finanzas del cambio climático.
5. Seguir avanzando en el desarrollo y diseminación de tecnología para bajas emisiones de carbono.
Al mismo tiempo, todos debemos apoyar los esfuerzos del presidente Felipe Calderón y de México, para desarrollar la confianza y las alianzas necesarias que aseguren que la COP16 en Cancún este año represente un momento significativo de progreso. Este año significará una etapa crucial en nuestra batalla a largo plazo en contra del peligro del cambio climático.

Gordon Brown
Primer Ministro del Reino Unido