Enviar
País procurará abrirse como destino comercial, pero además como base para captar y proyectar inversiones
1.200 productos nacionales buscan espacio en China

• Resolución de diferendos ocupa lugares de privilegio en I Ronda de negociaciones con asiáticos

Ernesto José Villalobos
[email protected]

Unas 60 personas empezaron a delinear las condiciones para un acuerdo comercial; 40 de ellas costarricenses, intentarán que el abanico de productos ticos que van a China se triplique y llegue a los 1.200.
Los otros 20 participantes son los funcionarios chinos que están en el país para la primera ronda de negociaciones del acuerdo y vinieron para dejar bien marcado el campo de juego.
En la representación nacional se confirmó que durante los próximos dos días se pondrán sobre la mesa las seis áreas dentro de las cuales se desarrollará el detalle del tratado.
“Dejando las áreas temáticas claras, a partir de la próxima semana nos dedicaremos a obtener de los gremios las posiciones que iremos a defender a una ciudad china que aún está por definir; serán dos meses de reuniones con los actores de la producción nacional para procurar el mejor tratado para Costa Rica”, explicó Marco Vinicio Ruiz, ministro de Comercio Exterior.
Básicamente, a lo que apunta el equipo negociador es a colocar al menos lo que hoy se exporta a los países centroamericanos, pero en China.
Se trata de una canasta de poco más de 1.200 rubros, generada por unas 440 empresas locales. En la actualidad 220 productores costarricenses colocan cerca de 400 productos en los anaqueles chinos.
Como ya es costumbre en los procesos de negociación comercial impulsados por el país, durante esta primera ronda de negociaciones con China también se habilitarán los mecanismos de información y consulta específicos para el seguimiento de los avances de la rondas, particularmente, los cuartos adjuntos.
Estas reuniones, abiertas al público interesado, se han programado para el 19 de enero a las 5 p.m. y el 21 a las 6.30 p.m., en el Hotel Crowne Plaza Corobicí, sede de las negociaciones.
Oficialmente hay algunas áreas en las que el país podría convertirse en imán para los intereses comerciales chinos.
El desarrollo de obra pública, la conformación de un centro de operaciones para la región centroamericana y México y la captación de inversión que represente un incentivo a la producción nacional —probablemente en el área de servicios— destacarían como puntos altos de la negociación.
“Convertirse en el único país del istmo en tener un acuerdo comercial con ellos ofrece ventajas sustanciales; México no puede abrirse al libre comercio con China, y por ende nos atreveríamos a pensar que habría b
uenas oportunidades de facilitar negocios entre esas economías”, sostuvo Ruiz.
Para el sector exportador el arranque de las negociaciones acerca cada vez más la oportunidad de establecer un nexo con esa enorme potencia; cosa que debe ser analizada positivamente.
La capacidad productiva de China no debe atemorizarnos, sino que debe ser un incentivo a la creatividad y a los ánimos de superación que caracterizan al sector exportador nacional…hay que recibir los retos con optimismo y carácter”, sostuvo Mónica Araya, presidenta de la Cámara de Exportadores de Costa Rica.
El inicio de las negociaciones con la República Popular de China han estado envueltas en la controversia, debido a
que algunos sectores consideran que las asimetrías con el gigante asiático representan una desventaja para algunos sectores productivos.
Entre ellos, uno de los que han mostrado mayor preocupación es el alimentario, el cual teme una avalancha de productos provenientes de China que podrían generar la quiebra especialmente de pequeños y medianos empresarios nacionales.
No obstante, otros empresarios, especialmente exportadores, más bien destacan las eventuales ventajas que tendría el país con la firma del acuerdo.
Este martes la segunda sesión de trabajo se inicia a partir de las 8 a.m.



Ver comentarios