Enviar
Cargo había permanecido vacante por seis meses
Sleiman juró como presidente del Líbano

• Mandatario resaltó la defensa de su país como eje de su gobierno

Beirut
EFE

Michel Sleiman, ex jefe del Estado Mayor del Ejército, juró ayer ante el Parlamento como presidente del Líbano tras ser elegido por una amplia mayoría de la Cámara.
Sleiman fue proclamado presidente después de que el cargo permaneció vacante durante seis meses.
“Juro, por Dios el grande, respetar la Constitución, y las leyes, y conservar la independencia e integridad territorial del Líbano”, proclamó el nuevo mandatario libanés ante la Cámara, que le correspondió con una ovación.
Sleiman invitó a todo el espectro político y a los ciudadanos a abrir un nuevo capítulo “con la mirada en el futuro”, y subrayó que la estabilidad que desea el país “obliga a reactivar las instituciones del Líbano por el bien de la patria”.
En ese mismo contexto, el gobernante del Líbano instó a los grupos rivales a avanzar por el camino del diálogo y evitar el de la confrontación.
Sleiman, que fue interrumpido varias veces por los aplausos de la Cámara, abogó por promulgar una nueva ley electoral que se fundamente sobre "el respeto de la voluntad popular", para lo que consideró necesario constituir una comisión especial.
También se mostró favorable a que el Líbano colabore con el Tribunal Internacional que investiga el asesinato del ex primer ministro Rafik Hariri, el cual ocurrió el 14 de febrero de 2005, y cuya formación permanece bloqueada desde el comienzo de la crisis actual, en noviembre de 2006.
A la vez, se refirió a la milicia chií Hezbolá durante su discurso al asegurar que el Líbano debe conservar a la resistencia “para beneficiarse de ella dentro de una estrategia defensiva”, pero puntualizó que las armas “tienen que estar dirigidas sólo contra el enemigo”.
Además, manifestó que la ocupación por Israel de las Granjas de Cheba, situadas en la frontera que comparten Siria y el Líbano con el Estado judío, “obliga a adoptar una estrategia defensiva para proteger a la patria”.
El nuevo jefe del Estado, que estuvo ausente minutos antes durante la votación en la que fue elegido, fue recibido en la puerta del Parlamento por el chií Nabih Berri, presidente de la Cámara,.
Dentro del anfiteatro, Sleiman, que vestía de civil, fue ovacionado por los parlamentarios y por las autoridades extranjeras que presenciaron el acto.
Antes del juramento, Berri elogió al emir de Qatar, jeque Hamad Bin Jalifa al Zani, por su labor de mediación en el conflicto libanés, y recordó que ayer también se conmemoraba la salida de Israel del Líbano, hace ocho años.
Además, Berri emplazó al nuevo presidente “a conducir al país hacia la seguridad y a fortalecer la paz social”.
El nuevo jefe del Estado, que obtuvo 118 votos de un total de 127 diputados, permanecerá en el cargo seis años, según estipula la legislación libanesa.
Ver comentarios