Logo La República

Sábado, 15 de diciembre de 2018



GLOBAL


¿Por qué parece que las computadoras de aerolíneas fallan más?

Bloomberg | Miércoles 08 febrero, 2017

La caídas de sistema que impactaron a algunas aerolíneas afectaron a decenas de miles de pasajeros. Bloomberg/La República


Si siente que está escuchando acerca de estos incidentes más a menudo, así es —pero no necesariamente porque estén ocurriendo con mayor frecuencia—.

Delta Air Lines sufrió una caída de sus sistemas computacionales que causó atrasos masivos y la cancelación de 280 vuelos el 29 y 30 de enero, un problema que según informó la aerolínea fue provocado por un desperfecto eléctrico.
La semana anterior, United Continental Holdings tuvo que suspender todos sus vuelos nacionales por dos horas y media a raíz de problemas con un sistema de comunicación que usan los pilotos para recibir información.
Estos dos casos fueron los últimos en una serie de incidentes informáticos que han ocurrido en los últimos años, entre los que se incluyen importantes caídas de sistema que impactaron tanto a Southwest Airlines como a Delta durante varios días el verano boreal pasado, afectando a decenas de miles de pasajeros.
En términos financieros, el impacto para Delta del colapso de agosto pasado fue de $150 millones, mientras que Southwest debió asumir un costo de $54 millones por la suspensión de sus vuelos durante cuatro días un mes antes.
“Delta ya se encontraba en medio de una inversión de cientos de millones de dólares para fortalecer su infraestructura tecnológica y capacidades de recuperación”, dijo Kate Modolo, portavoz, quien explicó que el menor “impacto del evento de enero muestra que esos esfuerzos están rindiendo frutos”.
Son pocas las grandes aerolíneas que han estado inmunes a problemas tecnológicos de cualquier tipo. El tema de fondo es que, en la actualidad, esas aerolíneas piden mucho más que antes a sus departamentos de TI, desde reservas hasta comercialización, operaciones de vuelos y atención al cliente. Y todos estos sistemas necesitan comunicarse entre sí. Cuanto más complicada se vuelve la red, se hace más propensa a fallas.
“Las TI de una aerolínea siempre van a ser una amalgama de hardware antiguo y de última generación”, dijo Robert Mann, consultor en aviación y exejecutivo de American Airlines.
Esa combinación también incrementa la necesidad de los operadores de evaluar continuamente qué está llegando al final de su ciclo de vida, qué puede fallar y cómo.