“Negocios no deben mezclarse con Gobierno”
“A mí me apadrina el pueblo; a ellos, la élite”, asevera Rolando González, precandidato del PLN. Gerson Vargas/La República
Enviar

Un par de días después de lanzar su movimiento político “Sí a Costa Rica”, Rolando González, precandidato de Liberación Nacional, asevera tajantemente que los negocios privados no deben mezclarse con la acción de gobierno.

Asimismo, dejó claro que sus rivales José María Figueres y Antonio Álvarez representan “una élite de los sectores más poderosos”, mientras él se autoproclama un socialdemócrata de la clase trabajadora, que tampoco olvida las necesidades del sector empresarial.

El político destaca que nunca “se fue del partido o del país” como sí hicieron sus contrincantes y por eso, conoce el sentir de los liberacionistas y los costarricenses mejor que nadie.

Tomando en cuenta la gestión de este primer gobierno del PAC, ¿tiene Liberación la ruta despejada para ganar en 2018?
Tenemos un camino propicio para gobernar; sin embargo, no podemos olvidar que hoy en día el liberacionismo apenas es de un 25%; por lo tanto, nos falta crecer significativamente y eso requerirá mantener la unidad interna y sintonizar con un porcentaje de la población que no simpatiza con Liberación Nacional.

¿Dependerá entonces la victoria del candidato que escoja el PLN?
Así es. Cada uno de los seis aspirantes que hay en la lucha tiene fortalezas y debilidades; sin embargo, me parece que soy la mejor opción para ganar la presidencia de la República, porque soy una figura, que a pesar a su largo recorrido político, no he sido candidato ni dentro, ni fuera del PLN, además, no tengo deudas pendientes en materia de compromisos de Gobierno, o a la hora de ocupar algún otro puesto.
Esto hace que tenga un enorme margen para crecer y muy pocas posibilidades de que mi candidatura se detenga.

¿Entiendo entonces, que los precandidatos Antonio Álvarez Desanti y José María Figueres tienen deudas pendientes y que con ellos, no es segura una victoria?
El PLN puede ganar con cualquiera si nos mantenemos unidos y aceptamos el liderazgo del ganador; si por el contrario, prevalece un canibalismo, las posibilidades se alejan sin importar quién gane.
Bajo esa premisa, en mi movimiento “Sí a Costa Rica”, incluimos en nuestro ideario que no atacaremos a nuestros rivales, aunque esto no significa que rehuiremos al combate si somos llamados a él.
Mi reto es convencer a la ciudadanía de que soy la mejor opción, porque implica armonía y no fratricidio.

¿Qué diferencia a Rolando González de sus rivales Antonio Álvarez y José María Figueres?
En primer lugar, nunca me he ido del PLN o del país y por el contrario, me he mantenido en la trinchera.
En segundo lugar, siempre les he ayudado a los candidatos del partido, ganemos o perdamos y en tercer lugar, soy un hijo del pueblo, que viene de las bases sociales; que a partir de ahí, ha venido creciendo y que se ha puesto como meta enfrentarse a representantes de los sectores más poderosos del país, pues Antonio Álvarez y José María Figueres son candidatos de la élite de Costa Rica.

¿Puede usted decir que es el más socialdemócrata de la contienda?
Soy socialdemócrata de formación partidaria, de práctica gubernamental y de corazón existencial, con un inmenso respeto para el empresario, a quien debemos darle seguridad y estabilidad económica, pero aparejado con una visión indiscutible a favor de la equidad e inclusión social.
Mientras que los otros dos contendores que usted señala, representan sectores de élite, son hijos del abolengo y de circunstancias patrimoniales muy especiales.
Yo no creo en revolver la política y los negocios. Si uno busca ganancias debe estar lejos del gobierno y quienes vamos al gobierno, debemos promover que se hagan tantos y tan buenos negocios para el país, como sea posible.

¿Teme usted que José María Figueres o Antonio Álvarez revuelvan la política de gobierno y los negocios de ganar la presidencia?
Cada uno de nosotros representa visiones diferentes.
He dicho que si no tengo algo bueno que hablar de los demás, no menciono nada. Hablo bien de mí; creo en un divorcio, en una separación profunda entre negocios y política cuando se ejercen cargos públicos.
Cada uno de ellos ha ido mostrando un volumen de gasto importante en redes sociales y publicidad inmenso, yo lo que muestro es la capacidad de un equipo de base ciudadana que está arrollándose las mangas conmigo, a mí me apadrina el pueblo; a ellos, la élite.

¿Cuál es la mayor ventaja que tiene sobre sus contendores?
El conocimiento del corazón del pueblo costarricense, ya que jamás me he despegado de la base social de este país, no necesito que ningún estratega me explique los problemas nacionales, ni que me diga qué siente la ciudadanía en las fronteras, en las costas o en el Valle Central. Entiendo lo que necesitan el sector empresarial y la clase trabajadora de Costa Rica.

En las últimas encuestas, usted sale como el segundo liberacionista con más oportunidades de ganar la presidencia, ¿por qué entonces la lucha se ha ido polarizando entre Antonio Álvarez y José María Figueres, que tendría menos oportunidad, según esas mediciones?
Son juegos de poder, a mí no me patrocina ningún sector poderoso de este país.
Yo soy la voz de la ciudadanía común y por eso, momentáneamente no soy apetecible para dedicarme los espacios que les dan a algunos de mis contendores.
He llamado al respeto de que somos seis, y a pesar de eso, me han excluido de encuestas y publicaciones periodísticas.


PERFIL


Luego de una extensa carrera a lo interno del PLN, Rolando González espera convertirse en el nuevo candidato presidencial.

Nombre Rolando González

Cargo Precandidato de Liberación

Profesión Educador

Edad 66 años

Experiencia

Diputado
Presidente Instituto de Desarrollo Agrario
Director CNP
Director de asesores, Asamblea Legislativa
Director Nacional de Empleo, MTSS

Fuente Asamblea Legislativa

 


Ver comentarios