Enviar
Disputa por 15 hectáreas que pasarían a ser patrimonio ambiental
Fallo judicial detiene dos proyectos ya iniciados en Osa


• Proyectos inmobiliarios listos para desarrollarse fueron dejados en espera
• Afectados alertan sobre posibles efectos en capitales foráneos

Ernesto José Villalobos
[email protected]

Unos $9 millones que se iban a invertir en el cantón de Osa, en el sur del país, estarían a punto de perderse debido a la incertidumbre jurídica que envuelve los terrenos que albergarían los proyectos a financiar.
Así lo confirmaron los representantes de Ventanas de Osa, S.A. y Shark Bay 2000, quienes alegaron encontrarse en un “auténtico limbo legal”, tras el fallo del Tribunal Contencioso Administrativo que los obliga a deponer sus intenciones.
Los dos proyectos recibieron permiso para desarrollar sus iniciativas a través de las concesiones emitidas por la Municipalidad de Osa en 2008. Al momento de la solicitud los terrenos pertenecían al área administrada por ese ayuntamiento, en apego a la legislación territorial vigente.
Sin embargo, un fallo emitido por el Tribunal Contencioso Administrativo en enero de 2009 dictaminó que los terrenos deberían adjuntarse a los administrados por el Parque Nacional Marino Ballena, quedando las concesiones sin validez alguna.
“El empresario que cumplió todo lo que el Estado le solicitó es ahora víctima de la burocracia; esto es inconcebible en un Estado de derecho, más aún en una época de crisis cuando debemos enviar señales claras para los empresarios que desean invertir en el país. Esperamos que los jueces contenciosos puedan evitarle al país consecuencias que serían fatales para atraer inversión que se interesa en zonas marítimo-terrestres”, criticó Donald Picado, representante legal de las firmas.
A fin de evitar lo que consideran sea “un atropello de la autoridad municipal”, el ayuntamiento que otorgó las concesiones salió en defensa de los afectados planteando un recurso de casación contra el fallo que los desautoriza.
“Esta es una pelea que vamos a llevar hasta las últimas consecuencias, pues de ello dependerá no solo que podamos garantizar fuentes de trabajo a los oseños, sino que las municipalidades sean autónomas”, argumentó Alberto Cole, alcalde de Osa.
Ambos proyectos tenían prevista la contratación de al menos 60 personas, y comprenderían la construcción de un hotel en parte de las tierras que otrora albergaron una ganadería, y una reserva ecológica.
Los aspirantes a las plazas ahora deberán esperar al menos tres meses, mientras los jueces de casación resuelven el asunto.
Ver comentarios