Enviar
Yoga en el aire
Unnata Aerial Yoga combina las acrobacias en tela para sacar provecho a esta disciplina

Hacer diferentes posturas suspendido en el aire es uno de los atractivos y diferenciadores de un tipo de yoga llamado Unnata Aerial.
Esta técnica, impartida en el país por la instructora Juliana Artiñano, permite obtener los mismos beneficios que se alcanzan cuando se practica en el piso, pero combinado con las acrobacias en telas.
Para llevarlo a cabo la persona está suspendida la mayor parte del tiempo en una especie de hamaca, que brinda apoyo para poder utilizar de forma correcta el cuerpo.
“De hecho muchas personas que no logran invertirse en el ‘mat’ por falta de fuerza o alineamiento, logran obtener los beneficios de dichas posturas sin esfuerzo alguno. En el yoga tradicional siempre hay un balance entre esfuerzo y expansión, sin embargo, la mayoría de las veces trabajamos con la fuerza”, comentó Artiñano, profesora certificada en esta disciplina, y que imparte en su estudio Ananda Samsaara Yoga, desde diciembre del año pasado.
“Su principio es más o menos rendirse en la postura para abrir el cuerpo”, agregó. Entre los beneficios destaca que el trabajar con la fuerza de gravedad permite abrir el cuerpo de una manera que en el piso es posible pero con años de práctica.
“La flexibilidad se ve aumentada significativamente, las posturas de gran dificultad como las que requieren apertura de cadera, ‘backbends’ (extensiones de columna) y las inversiones son más posibles. Debido a que la hamaca trabaja como un instrumento de la práctica muchas veces las acciones de alineamiento logran sentirse mejor en el cuerpo”, destacó entre los beneficios.
Además podría ser una gran ayuda para aliviar problemas de columna vertebral y dolores de ciática, ya que poco a poco se logra crear espacio entre las vértebras y así aliviar la tensión.

Melissa González
[email protected]

Ver comentarios