Enviar

Y Google no se rinde…

Vuelve a pelear por la tevé online, con un dispositivo que convierte cualquier televisor en un smartTV

201307302316220.cod.jpg
A diferencia de tantas otras empresas, a las que les avergüenza lanzar productos que aún no han sido suficientemente testeados, Google se enorgullece de ser una compañía “en estado beta”, cuyos productos y servicios siempre salen en etapa de prueba, para que sea el mismo usuario el que los examine y sugiera los cambios necesarios.

Fiel a este espíritu, Google fue una y otra vez detrás de la quimera de la televisión online. En los últimos años intentó con el dispositivo Google TV —que tuvo diversas versiones y ninguna convenció—, con el Nexus Q —otro centro multimedia que lanzó el año pasado—, así como los canales pagos de YouTube, y otros tantos inventos más. Todos “globos de ensayo”, que nunca terminaron de seducir a los consumidores.
Ahora, Google vuelve al ruedo con otra creación, a tono con lo que reclama el público hoy, que puebla sus bolsillos con celulares o tabletas de diversos tamaños y formatos: una forma sencilla de pasar el contenido a la pantalla del televisor sin enredarse en cables o tropezar con sofisticadas interfaces y software de comunicación.
Lo que lanzó Google la semana pasada es el Chromecast, un pequeño conector HDMI —similar a un pendrive, pero para la tele— que permite visualizar en las pantallas de los televisores los contenidos emitidos en forma inalámbrica desde tabletas, teléfonos móviles y cualquier computadora que use le navegador Chrome. Mientras transmite esta información, el usuario igualmente puede usar su dispositivo con cualquier otra aplicación. Equipos y televisores se conectan a través de la red Wi Fi.
Chromecast permite, por ahora, solo la transmisión video en “streaming” (tiempo real vía Internet), a través del navegador Chrome. Se pueden usar servicios como YouTube, video y audio de Google Play y Netflix. No se puede transmitir ningún contenido que esté en el disco rígido de la computadora o en la memoria del móvil o la tableta.
Pero esto por ahora. Google ya liberó un kit de desarrollo para que terceros integren la función y pueda ser vinculada con Chromecast en sus servicios o aplicaciones. La idea es que, si este “dongle” (como se lo conoce en la jerga informática) tiene éxito, quien adquiera un Chromecast pueda disfrutar en su televisor de mucho más contenido online.
Entonces sí, el dispositivo de Google podría competir de igual a igual contra Apple TV, otro equipo de similares características —aunque más poderoso— que, poco a poco se va instalando en la preferencia de los usuarios. Chromecast saca ventaja por su tamaño (es mucho más pequeño), por el precio (solo $35 frente a $100 del equipo de Apple) y por la compatibilidad con diferentes sistemas operativos.
El dispositivo viene bien encaminado. A los dos días de su lanzamiento ya se había agotado en todas las tiendas online donde estaba disponible (por ahora solo en Estados Unidos). Si esta vez todo sale bien, quizás Google deje por un tiempo las versiones betas y encuentre el camino que lo lleve a competir en el muy prometedor negocio de la televisión online.

Por Ricardo Braginski
[email protected]
Desde Buenos Aires, Argentina

Ver comentarios