Voto sobre marihuana en California podría acabar con prohibición en Estados Unidos
Una trabajadora limpia y revisa sus cultivos de marihuana en Avondale, Colorado. Bloomberg/La República
Enviar

Los votantes de cinco estados, entre los que se incluye el barómetro nacional, California, están preparados para ampliar el uso legal de la marihuana con fines recreativos a casi un cuarto de la población de Estados Undos, un movimiento que podría resultar en uno de los cambios más significativos en la política de drogas de ese país desde los años 30.

Su aprobación en California, donde los sondeos muestran que cuenta con amplio apoyo, legalizaría la marihuana en toda la Costa Este y proporcionaría impulso al movimiento por la legalización nacional. El estado, el más poblado de Estados Unidos, con 39 millones de habitantes, fue el primero en permitir el uso médico de la marihuana hace ya dos décadas.

En total, nueve estados evaluarán leyes relacionadas con la prohibición de la marihuana el 8 de noviembre, lo que podría doblar el actual mercado de $7 mil millones en productos de marihuana para 2020.

“Si se aprueba en California, y especialmente si se aprueba en los restantes cuatro estados, significa luz verde para el fin de la prohibición de la marihuana”, ha declarado Troy Dayton, director ejecutivo de The Arcview Group, empresa con sede en Oakland cuyos 550 miembros inversores han inyectado $85 millones en 131 empresas de cannabis.

La actitud hacia la legalización de la marihuana en Estados Unidos podría haber alcanzado un punto crucial. Los sondeos de opinión muestran que la mayoría de los estadounidenses los apoyan. Esto supone un cambio significativo en relación a décadas pasadas; es, en parte, el resultado de que una nueva generación haya alcanzado la edad para votar y que cerca de la mitad de la población adulta haya probado la marihuana. Las fallidas políticas de drogas, que encarcelan a usuarios no violentos, y la creciente evidencia de que es menos dañina que los cigarrillos y el alcohol, han dado alas a las peticiones de cambio.

Las fuerzas de la ley y los grupos médicos están entre los que se oponen a la legalización, citando los incrementos de las muertes en accidentes de tráfico relacionadas con el consumo de cannabis y el uso por parte de menores en los estados que lo han despenalizado, como Colorado, donde los puntos de venta superan a los cafés de Starbucks.

Colorado y Washington allanaron el camino para la legalización en 2012, y Oregón y Alaska los siguieron en 2014. También se someterá a votación en Massachusetts y Maine, además de en Arizona y Nevada, donde está Las Vegas, que atrae a más de 41 millones de turistas al año.

La mitad de los estados permiten el uso con fines medicinales de la marihuana, y tres más, entre ellos Florida, están planteando unirse a este recuento. 

Ver comentarios