Enviar
Viernes 13… en altamar
Navegantes del BT tuvieron un día de terror y hubo que rescatarlos cuando su monocasco se hundía

Luis Rojas
[email protected]

Un viernes 13 característico de mala suerte tuvieron algunas embarcaciones del Transat Jacques Vabre en su lucha para superar el mal tiempo, en la travesía hacia Limón.
Una de estas fue la del monocasco BT, que enfrentó condiciones de tiempo muy rudas que no pudo superar.
El comunicado enviado por Jacques Lanusse, de Transat Costa Rica, dicta que una fuerte ola arrancó el techo de la cabina del barco que se llenó muy rápidamente de agua. Los navegantes mandaron inmediatamente un mensaje de emergencia. Varios botes y un helicóptero salieron de las islas Azores y según la información de los organizadores los navegantes franceses Sebastien Josse y Jean Francois Cuzon fueron rescatados por un helicóptero enviado por el Centro de Coordinación y Salvamento Marítimo.
Por las condiciones de tiempo especialmente difíciles que encontraron los navegantes, los organizadores de la Transat tomaron la decisión de permitir a los barcos que lo necesitan hacer una parada técnica en las islas Azores, con la posibilidad de proceder a algunas reparaciones, sin ser eliminados de la competencia.
Durante la noche, los barcos que estaban en el centro de la depresión sufrieron varios problemas por los fuertes vientos y olas que superaban seis metros de altura en algunas zonas. El barco Veolia tuvo problemas con la raíz de la gran vela y tomó la decisión de dirigirse hasta las Azores para proceder a la reparación.
El barco Grupo BEL sufrió también de una pequeña brecha y empezó a llenarse de agua. Los navegantes pudieron reparar y bombear el agua gracias al pequeño motor de socorro que traen estos barcos.
Franck-Yves Escoffier, del Crêpes Whaou, dijo que iban hacia el sur de las Azores en condiciones difíciles. “El barco se mueve de todo lado porque el mar está muy fuerte”.
Igualmente un gran susto pasaron los de la nave Artemis cuando una ola los golpeó tan fuertemente que el barco se movió y se acostó totalmente del lado donde estaba todo el peso. “Nos quedamos así durante 30 minutos pero ahora ya está bien. Tuvimos realmente un gran susto”.
Al mediodía del viernes el barco Safran, que pudo superar sin muchos daños la tormenta, se encontraba en primera posición de la categoría monocascos, y Crèpes Whaou es primero en la categoría de los multicascos.
Ver comentarios