Enviar

Venezolanos deciden también el futuro económico del país

201304090846021.Maduro.jpg
EFE- Con una inflación galopante y el impacto de una devaluación de casi un 32 % de la moneda local, el nuevo presidente que los venezolanos elijan en los comicios del domingo deberá decidir entre continuar con el modelo de su antecesor, el fallecido gobernante Hugo Chávez, o dar un giro de timón.

Catorce años después de encaminarse hacia el socialismo del siglo XXI promovido por el presidente Hugo Chávez, el país petrolero celebra su primera elección sin el líder de la revolución bolivariana, fallecido el pasado 5 de marzo, en la que se enfrentarán su delfín, Nicolás Maduro, y el opositor Henrique Capriles.

Maduro, actual presidente encargado, se presenta como el "hijo" de Chávez y garantía de continuidad del modelo socialista, que 14 años después exhibe como sus principales conquistas una mejora en los indicadores sociales, mientras en lo económico sigue sin torcerle el brazo a la inflación o romper la dependencia petrolera.

En estos 14 años, según estadísticas publicadas por la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), el chavismo se apunta entre sus logros la reducción de la pobreza en Venezuela, que pasó del 49,4 % en 1999 al 29,5 % en 2011, mientras que la indigencia cayó del 21,7 % en ese mismo año a 11,7 % en 2011.

Durante la gestión de Chávez destacan, además, la caída de la mortalidad infantil, que ha bajado de 20,3 por cada 1.000 nacidos vivos en 1998 a 12,9 en 2010, mientras la tasa de matrícula primaria subió de 85,1 % a 92, 7 % entre 1999 y 2011, al igual que en secundaría que pasó de 48 % a 72,8 % en el mismo lapso.

Por el contrario, la inflación se mantiene en dos dígitos, y en 2012 cerró en 20,1 %, aunque este resultado supuso un baja de 7,5 puntos con respecto al 27,6 % que se registró en 2011.

Por su parte, Capriles ha manifestado la necesidad de inversión extranjera, ha defendido el modelo económico brasileño y ha asegurado con insistencia que su llegada al poder no supondrá el fin de los programas sociales, conocidos comúnmente como misiones.
 

EFE



Ver comentarios