Logo La República

Viernes, 14 de diciembre de 2018



FORO DE LECTORES


Una Costa Rica moderna, competitiva y eficiente

| Miércoles 02 julio, 2014


En las últimas décadas, la corrupción e inseguridad jurídica han afectado nuestra capacidad de competir


Una Costa Rica moderna, competitiva y eficiente

La visita a Costa Rica del secretario general adjunto, el director de Relaciones Globales y el director legal de la OCDE este mes, refleja el compromiso del Gobierno de seguir trabajando para llevar el país por el camino del desarrollo.
La OCDE se caracteriza por ser una organización que promueve la prosperidad, el crecimiento económico y la estabilidad financiera de sus miembros. Mediante la implementación de mecanismos que garanticen la seguridad jurídica, el buen gobierno y la transparencia, la OCDE se ha distinguido por asesorar en el diseño y reestructuración de políticas públicas.
En 2010, con el objetivo de hacer de Costa Rica un Estado de Derecho más fuerte, en el que las instituciones cumplan con sus funciones de manera transparente y oportuna, iniciamos el acercamiento a la organización. En mayo 2012, comunicamos nuestro interés de convertirnos en miembros y un año más tarde, el Consejo Ministerial de la OCDE acordó trabajar con Costa Rica a partir de un plan de acción hacia una posible adhesión en 2015.
Actualmente, un equipo técnico compuesto por 26 instituciones públicas y guiado por COMEX, revisa diversas políticas públicas en áreas de gran relevancia, como gobernanza, educación, inversión, innovación y economía, mientras se garantiza la integridad en la función pública, transparencia en los negocios, equidad de género en educación, empleo y emprendedurismo.
Para el sector empresarial costarricense, el ingreso de Costa Rica a la OCDE representa la oportunidad para convertirnos en un actor más competitivo en el mercado global. Por años hemos identificado diversos problemas que nos detienen en el proceso de desarrollo, sea por falta de planificación o capacidad de ejecución, y que con el tiempo han menoscabado nuestra imagen como país atractivo para el turismo, los negocios y la inversión. Es hora de empezar a trabajar en las soluciones que nos permitan seguir creciendo.
En las últimas décadas, la corrupción e inseguridad jurídica han afectado nuestra capacidad de competir y por ende, nuestro desarrollo social y económico. Según el índice de competitividad global 2013-2014 del Foro Económico Mundial, Costa Rica se coloca en una poca atractiva posición 54 de 148 países y señala como principales problemas la ineficiencia burocrática, infraestructura, acceso limitado al financiamiento y corrupción; e identifica como barreras y debilidades la normativa en impuestos y temas laborales. La OCDE ofrece al país sus buenas prácticas y experiencia en la definición de una ruta clara hacia políticas públicas que se adapten a nuestras necesidades y nos impulsen hacia un desarrollo integral.
Sin embargo, tampoco podemos ignorar el reclamo de la sociedad costarricense por más oportunidades de empleo, mejores condiciones de vida y educación. Para lograrlo, el presidente Solís ha mencionado que se trata de recuperar la agenda del desarrollo nacional para colocarla en función de los valores y principios que han hecho grande a Costa Rica.
Por tanto, si queremos alcanzar el desarrollo nos toca a todos en conjunto, Gobierno, sector empresarial y sociedad civil, articular sin mezquindades o limitaciones, el trabajo necesario para seguir avanzando. Desde el sector privado, nos comprometemos a ser parte del proceso y a apoyar al Gobierno en el ingreso a la OECD en 2015, porque ya es hora de que todos trabajemos hacia una Costa Rica más moderna, competitiva y eficiente.

José Antonio Muñoz

Abogado
Socio Fundador Bufete Arias y Muñoz