Logo La República

Jueves, 27 de enero de 2022



ACCIÓN


Una chica de metas altas

Luis Fernado Rojas lrojas@larepublica.net | Martes 04 febrero, 2014

Ana María Porras, tras la opción de clasificarse para la Olimpiada en el Heptatlón. www.imagenesencostarica.com/La República


Una chica de metas altas

La campeona centroamericana de heptatlón sueña con estar en Brasil 2016

Cuando Ana María Porras era niña, viendo la transmisión televisiva de unas Olimpiadas les dijo a sus padres que ella algún día estaría ahí, en un evento como esos. Seguramente entonces sus progenitores sonrieron y dijeron para sus adentros que estaba bien que su hija soñara alto...

Ahora, a sus 22 años, esta chica mantiene su sueño y se esfuerza por alcanzarlo. Ella practica el heptatlón y se encuentra quemando etapas en el ciclo olímpico, es una de las atletas becadas por el ICODER y tiene el apoyo del Comité Olímpico Nacional (CON), con su programa Apoyo al Deporte Olímpico (ADO) lo que le permite una mejor preparación para enfrentar los compromisos claves que la llevarían a Brasil 2016.
Porras, quien hace poco fue una de las galardonadas con los premios Colibrí, que entrega anualmente el ICODER, se prepara en estos días para viajar a Cuba, donde participará en un campamento que le servirá como una base de entrenamiento para las competencias que deberá enfrentar este año, principalmente para su siguiente paso en el ciclo olímpico, que serán los Juegos Centroamericanos y del Caribe, en noviembre próximo, en Veracruz.
Ana María empezó hace ocho años en Juegos Nacionales y desde entonces ha participado en centroamericanos juveniles y mayores (siendo todavía juvenil), Panamericanos, Centroamericanos y del Caribe de atletismo y uno de sus mayores logros fue el oro que conquistó en 2007, en los Centroamericanos y del Caribe estudiantil en Puerto Rico, en la prueba de 100 vallas, siendo la de ella la única presea que obtuvo nuestro país en dicha competencia.
“El 2014 fue mi mejor año deportivo sobre todo porque en los centroamericanos que se realizaron acá gané oro en heptatlón, hice la mejor marca, logré también oro en salto largo y plata en 100 m con valla”, expresó la joven.
Sobre el porqué eligió una prueba de siete competencias (100 vallas, salto alto, impulsión de la bala, 200 metros, salto de longitud, lanzamiento de jabalina y 800 metros), Porras se remonta a su etapa infantil cuando sus entrenadores la ponían a hacer de todo.
“Fue en 2010, luego de superar una lesión, cuando mi entrenador Óscar Álvarez, dijo que volviéramos a hacer heptatlón pensando en mi biotipo; mi físico es como para esta prueba, porque soy fuerte y no tan delgada como otras corredoras”, explica.
Ana María, junto con Nery Brenes, Sharolyn Scott y Roberto Sawyers ya tienen el pasaje seguro para los juegos de Veracruz, donde la tica se encontraría, entre otras, con las dos mejores rankeadas, las cubanas Yorgelis Rodríguez y Yusleidys Mendieta, con quienes tendría la posibilidad de entrenarse cuando haga el campamento en Cuba.
Por el momento, Ana María sigue preparándose duro en el Polideportivo de Belén y en el Estadio Nacional, y aunque su esbelta figura la hace aparecer en ocasiones más como una modelo que atleta, dentro de ella hierve el deseo por la competencia, los triunfos y sobre todo alcanzar sus sueños.

Luis Rojas
lrojas@larepublica.net
@La_Republica






© 2022 Republica Media Group todos los derechos reservados.