Enviar

Es necesaria la puesta en práctica de un plan país tendiente a disminuir las causas locales que, junto a las de nuestra posición geográfica, nos convierten en zona útil para el narcotráfico


Un plan país para disminuir los homicidios

Soluciones probablemente las hay, en alguna medida, a los problemas de homicidios, que en nuestro país hoy son de nueve por cada 100 mil habitantes de acuerdo con datos de la ONU y nos afectan en nuestra imagen ante el mundo.
Al menos se podrían desarrollar políticas públicas destinadas a bajar ese número.
Pero estas difícilmente darán un resultado adecuado, satisfactorio, si se emprenden sin analizar y tomar en cuenta las causas de dichos problemas.
Las acciones de la fuerza pública y otros organismos, son fundamentales pero no pueden reducir, sin el apoyo de otras instituciones y respondiendo a un plan nacional integral, la cantidad de homicidios.
Colombia, México y Costa Rica están en los últimos tres escalones de un ranking que mide las tasas de homicidios.
Pero… ¿cómo es que llegamos a este lamentables estado?
Colombia es productor y exportador de ciertas drogas cuyo consumo ha aumentado en el país de mayor demanda de ellas en nuestro continente, que es Estados Unidos. Centroamérica y México comenzaron siendo un puente entre esos dos extremos de la cadena entre productores y consumidores y pasaron después a ser también consumidores.
Fue muy conveniente para el narcotráfico fomentar el consumo en los países puente. Y tanto a esto como al trasiego le ayudó en buena medida la corrupción, que se inició por ciertos acuerdos público - privados, algo que luego se fue de las manos porque se extendió hasta convertirse en práctica de muchos, lo cual preparó un terreno fértil para el accionar de los carteles y del crimen organizado.
A esto hay que sumar el incremento de la pobreza en Costa Rica, lo cual aumenta la vulnerabilidad de muchos a conseguir un dinero fácil, que de otra forma no podrían tener. Otra cosa es que eso luego pueda acabar con sus vidas y a veces con las de sus familias.
¿Será posible para cualquier gobierno bajar las cifras de homicidios y la violencia sin atacar las causas?
Probablemente no y es necesario ver el problema de forma integral.
La mayor parte de la fuerza productiva de este país, habita en barrios que pueden estar expuestos a la acción del crimen organizado. Directa o indirectamente viven el problema y esto, indiscutiblemente desmejora su salud mental, emocional y física y con ello su capacidad de producir. Esto no puede ignorarse.
Es necesario pues, la puesta en práctica de un plan país tendiente a disminuir las causas locales que, junto a las de nuestra posición geográfica, nos convierten en zona útil para el narcotráfico.
 

Ver comentarios