Enviar
Un paso que debe dejar huella


La decisión del plenario legislativo de crear comisiones especiales para los dos grandes temas nacionales, como lo son la seguridad ciudadana y la educación, constituye un gran paso que debe dejar huella en el país.
Ambos son tópicos urgentes en la agenda nacional y que mediante un debate responsable y bien encauzado podrán ser sometidos a un profundo análisis que desemboque en reformas capaces de superar errores del pasado y que cubran vacíos legales.
Las dos comisiones, conformadas con la anuencia de todos los legisladores presentes el pasado lunes en el plenario, serán integradas en los próximos días con el fin de conocer y estudiar a fondo los proyectos de ley que se encuentren en la corriente legislativa en su correspondiente campo de acción.
En el caso de la comisión de Educación, contará con siete diputados los cuales serán responsables, en la medida de lo posible, de plantear una necesaria reforma integral educativa para los próximos 50 años que permita enfrentar la crisis del sistema educativo costarricense.
Otra tarea de este grupo será velar por que los nuevos recursos que se le destinarán a la educación, se ejecuten y destinen de forma correcta.
La comisión de Seguridad Ciudadana será integrada por nueve diputados y tendrá hasta el 30 de abril de 2010 para rendir informes.
En este último caso, un plazo un poco largo para la urgencia con que el país debe resolver este, el problema que más aqueja a la población actualmente.
Para cumplir con sus responsabilidades estos grupos de estudio tienen la facultad de convocar a las mentes más preparadas y experimentadas del país, una labor que deben emprender con humildad y apertura, sin titubeos ni celos políticos.
En el transcurso de estos procesos posiblemente se ventilarán verdades, observaciones y recomendaciones que no a todos los sectores les resultará agradable escuchar, pero que si hay una verdadera intención de cumplir la tarea, se atenderán con cuidado para tomarse en cuenta a la hora de crear leyes útiles para el país.
Lamentablemente, las experiencias anteriores han dejado un mal sabor sobre la efectividad y capacidad de los diputados en las comisiones especiales, sin embargo estas dos nuevas iniciativas constituyen una oportunidad más para que los legisladores respondan con responsabilidad y acierto a quienes los eligieron y salden cuentas viejas con la historia y la ciudadanía.
Ver comentarios