Un gol de Benzema bastó
El francés Karim Benzema anotó el único tanto con que el Real Madrid ganó al Granada. Jorge Guerrero-AFP/La República
Enviar

Un gol de Benzema bastó

Real Madrid venció al Granada y Casillas volvió a quedarse en el banquillo

Un tempranero gol del francés Karim Benzema fue suficiente para que el Real Madrid venciera por 0-1 en el Nuevo Los Cármenes a un Granada que en el cómputo general fue peor que el equipo blanco, pero que al final estuvo cerca del empate.
El cuadro madridista, con un once inicial bastante ofensivo con Isco Alarcón y Luka Modric como ejes del juego, dominó a placer en el primer tiempo a un equipo andaluz que mejoró en el segundo acto y reclamó en los últimos minutos un penalti al argentino Diego Buonanotte que pudo cambiar el resultado final.
La gran primera duda del partido la resolvió el técnico Carlo Ancelotti otorgando la titularidad en la portería del Real Madrid, por segundo partido consecutivo, a Diego López, que volvió a relegar a la suplencia a Iker Casillas.
Además, el entrenador blanco solventó la carencia de centrocampistas —Khedira, Xabi Alonso e Illarramendi bajas para el choque por lesión—, con un once inicial muy ofensivo, con Modric escoltado por Isco, con Ozil, Di María y Cristiano Ronaldo por delante y Benzema arriba.
El Madrid tuvo en la primera parte, en la que estuvo liderado por un activo y acertado argentino Ángel Di María, mucha posesión de balón, tocando con bastante tranquilidad y criterio, ante un Granada demasiado agazapado y contemplativo.
Los madridistas comenzaron muy pronto a acumular llegadas peligrosas y, tras sendos intentos de Benzema y Di Maria, llegó el 0-1 a los diez minutos en una buena combinación entre el argentino, Cristiano Ronaldo y el francés, que aprovechó un mal control del portugués convertido en pase para batir libre de marca a Roberto.
Luego Mesut Ozil perdonó la ampliación, y El Arabi desperdició la gran ocasión local para empatar.
La segunda parte fue diferente, ya que los locales salieron de vestuarios con un cariz más ofensivo, quisieron y tuvieron más la pelota, y con Riki, un jugador formado en la cantera blanca, revitalizando el ataque.
El Granada inquietó con una doble ocasión: centrochut de Nyom que casi despejó Arbeloa a su propia meta y, en el saque de esquina posterior, remató fuera de Riki.
Isco, más de cerca del marco rival tras los cambios blancos, firmó la jugada individual del partido, que acabó en el palo tras tocar lo justo Roberto para evitar el gol (min. 61).
Al final, segundo triunfo del Real Madrid, sin mucho brillo y con algún apuro, como ante el Betis, pero que le permite sumar seis puntos y seguir en el grupo de cabeza junto a Barcelona, Atlético de Madrid, Athletic y Villarreal.

Granada, España/EFE

Ver comentarios