Enviar

La generación de empleo formal repuntó a marzo de este año un 2,6% en relación con el mismo periodo de 2008, aclarando un poco los nublados que oscurecen el panorama nacional por la crisis mundial

Un repunte esperanzador

A pesar de los nublados sobre el panorama nacional y mundial, hay luces que se encienden y no dejan de iluminar una senda que debe ser de progreso en el país a pesar de todo. Hay sectores que siguen creciendo.
La generación de empleo formal repuntó a marzo de este año un 2,6% en relación con el mismo periodo de 2008, según lo informa una nota de LA REPUBLICA del martes.
Este incremento, representó 35 mil nuevos empleos registrados ante la Caja Costarricense de Seguro Social con respecto a marzo del año pasado. Es una noticia alentadora que genera mejores condiciones de vida a los beneficiados y esperanza a quienes aguardan que se resuelva positivamente una expectativa de trabajo.
La buena noticia se presenta principalmente en las áreas de educación y servicios. La alta demanda en las matrículas de las universidades y la apertura de nuevos centros educativos indican que los costarricenses comprenden la importancia de prepararse bien para los nuevos tiempos y a la vez generan fuentes de trabajo al significar un aumento en las necesidades de profesores y personal en un 25%.
En las empresas dedicadas a ofrecer servicios también se presenta un crecimiento en especial en compañías de outsourcing, que han debido contratar a más personas para cubrir necesidades en áreas tan diversas como cajeros, digitadores, choferes, escoltas, jefes y supervisores que han abierto oportunidades de empleo para gente de disímil condición y capacitación. El comercio y la actividad inmobiliaria también han incrementado su personal.
Todo esto indica que existen condiciones para que el país pueda salir delante. Si se pone el énfasis en los sectores más afectados como el agro, el turismo o la construcción, para brindarles el apoyo y el impulso que requieren, ellos también podrán iniciar o continuar un crecimiento saludable.
En el caso del agro, este sí necesita con urgencia apoyo económico y transferencia tecnológica al haber estado abandonado por años. El sector turismo puede retomar un buen ritmo al haber diversificado la procedencia de los visitantes y por lo tanto su oferta. En el ámbito de la construcción, se deberá analizar cuál es el desarrollo más conveniente, especialmente a la luz de lo observado en Guanacaste, que no produjo las condiciones de encadenamiento y movilidad social para una mayoría de la comunidad local.
En síntesis, Costa Rica tiene todas las posibilidades no solo de salir bien librada de la actual crisis, sino de aprovecharla para reencauzar lo que fuere necesario y continuar así una senda sostenible proveedora de mejor calidad de vida para todos sus habitantes.
Ver comentarios