Tribunal Supremo de EE.UU. verá objeciones religiosas a bodas gay
Imagen con fines ilustrativos. Shutterstock/La República.
Enviar

El Tribunal Supremo de Estados Unidos ha tomado cartas en un enfrentamiento entre los derechos de los homosexuales y las libertades religiosas, al aceptar escuchar los argumentos de un panadero de Colorado que dice que no debería estar obligado a hacer tartas para matrimonios del mismo sexo.

Los jueces revisarán una sentencia que dictaminó que Jack Phillips y su panadería violaron las leyes de derechos civiles de Colorado, las cuales prohíben la discriminación por orientación sexual por parte de empresas que venden al público.

Las objeciones religiosas a los matrimonios homosexuales se han convertido en una cuestión legal cada vez más candente, y una que el Tribunal Supremo no ha abordado hasta ahora. Los tribunales inferiores de todo el país han dictaminado que los proveedores de servicios para bodas como floristas, fotógrafos y dueños de edificios deben cumplir con las leyes estatales que exigen igualdad de trato para las parejas del mismo sexo.

El tribunal escuchará los argumentos durante un período de nueve meses que comienza en octubre. Será uno de los primeros casos importantes para Neil Gorsuch, el juez más nuevo del tribunal y residente de Colorado desde hace tiempo.

La corte había aplazado repetidamente una decisión sobre la apelación, que primero se programó para consideración en una conferencia privada entre los jueces en enero. Como es habitual en el Tribunal, los jueces no revelaron quiénes emitieron los cuatro votos necesarios para escuchar la apelación.

Phillips, dueño de Masterpiece Cakeshop en la zona de Lakewood en Denver, mantiene en su apelación que Colorado viola sus derechos de discurso y derechos religiosos de acuerdo con la Constitución de los EE.UU.



Ver comentarios