Logo La República

Miércoles, 21 de noviembre de 2018



EDITORIAL


Tres alternativas para desahogar la capital

| Martes 31 diciembre, 2013



Si se logra una correcta integración de los servicios de transporte público y si los buses se modernizan las personas poco a poco dejarán de sacar sus vehículos y las calles se desahogarán paulatinamente


Tres alternativas para desahogar la capital

Suena brusco al decirlo, pero así es, cada día al centro de San José entra y sale más de un millón de buses, entre esas angostas calles llenas de taxis y carros parqueados que obstruyen el paso transitan las unidades de transporte público que mueven a la mayor parte de la fuerza laboral del país.
En medio de un colapso vial del que cuesta imaginar soluciones surgen tres alternativas que ayudarían —al menos— a aliviar la carga y que permitirían modernizar el transporte público.
La primera solución es la puesta en servicio de buses más grandes con mayor capacidad de pasajeros, esto ya ocurre, existen rutas que ya operan buses de dos pisos o de 100 pasajeros, esto permite que los usuarios esperen menos tiempo para viajar y reduce la cantidad de vehículos en las calles.
Por otra parte, la implementación de carriles exclusivos es el siguiente paso en el pesado camino hacia un servicio de transporte en bus moderno y sobre todo en la búsqueda de desahogar la capital.
Mientras avanzan los estudios para modificar los sentidos de algunas calles en la capital y mientras se definen cuáles avenidas serán de uso exclusivo para buses y taxis, el centro de San José se atiborra de vehículos cada día.
El Consejo de Transporte Público daría a conocer a inicios del próximo año el nuevo plan de carriles exclusivos que se irá ampliando por fases en diferentes sectores josefinos, esta resulta una medida probada y con buenos resultados en otras ciudades como Bogotá y Curitiba en Brasil.
Permitir que los buses y taxis transiten por calles y avenidas exclusivas y redireccionar el tránsito por otros sectores es sin duda el primer paso hacia un fortalecimiento del servicio de transporte público.
En otras ciudades el 90% de las personas se mueven a diario en buses, trenes y taxis, a pesar de que tiene vehículo, en el país ocurre todo lo contrario, las personas buscan comprarse un carro para nunca más usar el bus.
Si se logra una correcta integración de los servicios de transporte público y si los buses se modernizan las personas poco a poco dejarán de sacar sus vehículos y las calles se desahogarán paulatinamente.
Para conseguir que los buses, trenes y taxis se complementen se necesita un reordenamiento urbano profundo en la capital, proyecto que justamente fue anunciado este año por el Gobierno bajo el nombre Plan GAM 2013, un nuevo intento tras los cinco fracasos anteriores.
La tercera y última solución que podría impulsar la modernización del transporte es el pago electrónico.
De esta forma los usuarios podrían pagar sus pasajes de bus por medio de una tarjeta bancaria o un dispositivo de recarga, en otros países quienes utilizan ese sistema son beneficiarios directos de algunas ofertas o regalías.
Además, el pago electrónico ayudaría a agilizar el ingreso de los usuarios a los buses y reduciría el tiempo de paradas de cada unidad a lo largo del camino. Si duda, las propuestas existen y están sobre la mesa, solo falta voluntad para ponerlas en marcha.