Enviar
Transferencias salen caras a pensiones

• Caza de clientes genera mayores gastos para las operadoras y un impacto indirecto en los afiliados

Betzi Villalobos
[email protected]


La baja en los rendimientos de los fondos de pensiones, unida a un aumento en los gastos que deben realizar las operadoras para retener y atraer clientes, está golpeando las ganancias de esta industria, e indirectamente a los afiliados.
La utilidad neta de los primeros tres meses de 2008 fue de alrededor de ¢2.500 millones, ¢3 mil millones menos que el mismo periodo del año anterior, según el estado de resultados de las operadoras de pensiones en conjunto.
Las causas de la reducción en las utilidades varían de una operadora a otra; no obstante, la mayoría de ellas coinciden en que buena parte de sus gastos proviene del trabajo que deben realizar para conquistar y mantener clientes en sus carteras.
Los cambios en la afiliación a operadoras de pensiones se han extendido en el mercado. En los primeros cuatro meses del presente año, más de 63 mil personas han ejercido este derecho, lo que representa un aumento de alrededor de 13 mil traslados con respecto al mismo lapso de 2007.
Ante esto, las estrategias en busca de ofrecer un mayor servicio se han vuelto obligatorias para las operadoras, así como también la necesidad de invertir en personal, tecnología, equipo y otros recursos.
“El aumento en la cantidad de traslados ha hecho que las operadoras recarguen baterías, es decir, inviertan en recursos para mantenerse competitivos y eso sin lugar a dudas, ha impactado sus utilidades, así como las comisiones que se deben cobrar a los afiliados”, afirmó Marvin Rodríguez, gerente de Popular Pensiones.
Uno de los elementos en los que han tenido que ampliar sus gastos es en personal. Así por ejemplo, en 2007 la industria de pensiones destinó alrededor de ¢8 mil millones más que en 2006 por este concepto.
Estos incrementos han llevado a algunas operadoras a analizar cuántos de estos gastos son generados por un sistema de libre transferencia ineficiente, inquietud que genera opiniones encontradas entre las operadoras.
Para algunas de ellas, hay varios aspectos que se deben mejorar para ofrecer un sistema de calidad que no perjudique ni a la industria ni al afiliado.
Uno de estos cambios es la forma en la que deben trasladarse los fondos de una operadora a otra, el cual, de acuerdo con las operadoras consultadas, no es eficiente.
El problema radica en que una operadora que hipotéticamente recibe ¢100 producto de nuevas afiliaciones y posteriormente traslada ¢100 por retiro de sus clientes, genera doble gasto para la industria, debido a los costos en que debe incurrir.
“Hay un fallo en esta actividad, porque en lugar de crear un saldo neto, se hace doble traslado, lo que aumenta los gastos. Hay un proyecto que busca mejorar este procedimiento, pero sigue en estudio”, afirmó María Lucía Fernández, gerente de IBP Pensiones.
El proyecto pretende que la operadora que recibe los ¢100 del nuevo afiliado y pierde los ¢100 del que se va no incurra en ningún costo, y que el saldo neto para la industria sea cero.
Otro elemento que influye es el poco conocimiento que tienen en muchos casos los afiliados sobre qué es realmente lo que deben considerar a la hora de trasladar su fondo de pensión.
“Este es el problema más grave, hay muchas personas que se dejan llevar por la publicidad y eso no es lo más conveniente, hay que estudiar muy bien la rentabilidad y la comisión, para no obtener luego sorpresas a futuro”, comentó Rodríguez.
Para otras operadoras el problema no radica en el cumplimiento de este derecho, sino que obedece a las variantes que ha sufrido la economía nacional e internacional.
“El traslado es un beneficio para los afiliados, y aunque requiere algunos gastos, no lo considero como una de las causas principales de la baja en las utilidades”, afirmó Javier Sancho, gerente de BAC San José Pensiones.



Ver comentarios