Enviar
Miércoles 20 Mayo, 2009

Tranquilos... tenemos radio espectro de sobra

En el ámbito de las telecomunicaciones se afirma que cuando el ICE inicia el servicio con una tecnología, otra más nueva esta siendo estandarizada e introducida a nivel mundial. Eso lo hemos podido comprobar en el último decenio con ADSL o Internet alámbrico (ACELERA), con GSM en Celular, con SDH/DWDM en frontera a frontera, con los softswitches para VoIP, y muy posiblemente con la telefonía móvil de 3G ahora en su fase de contratación final. Todas esas tecnologías, recién introducidas en Costa Rica, están siendo desplazadas por otras de mucha mayor capacidad y velocidad en muchos países europeos y asiáticos. El ADSL, por la fibra directa a casa (FTTH) con servicio a velocidades de Fast y hasta de Gigabit Ethernet, y la telefonía GSM por la 4G.
La buena noticia para los usuarios de la telefonía móvil, es que ya se estandarizó a nivel mundial la versión 8 de telefonía móvil de tercera generación, conocida también como LTE, y que el operador Verizon de Estados Unidos está realizando las pruebas finales para ofrecer el servicio en la banda de los 700 Mhz, otrora al servicio de la difunta televisión analógica en UHF. Esta tecnología le permitirá a cada celda, con una sola antena, transmitir hasta 100 Mbps de información digital hacia sus abonados dentro del área de cobertura; y a cada abonado, en condiciones optimas de ubicación, devolverle a la celda un flujo de datos a velocidades máximas de 50 Mbps. Esas velocidades podrán incluso excederse en caso de que los terminales de abonado y las celdas utilicen arreglos de varias antenas, con la tecnología denominada “MiMo”.
La mejor noticia para Costa Rica es que la tecnología LTE fue concebida para que se pueda operar en rangos de frecuencia de banda angosta (1.4 Mhz) o de banda ancha (20Mhz), y en cualquier banda comercial de frecuencias, no solo en la de los 700Mhz, que es una de las óptimas en términos de cobertura y costo, sino que en todas las demás existentes: 800, 900 Mhz, y en las de 1.7, 1.8, 1.9, 2.0, 2.1 y 2.5 Ghz. Esta flexibilidad le otorga a la tecnología LTE, la mayor facilidad para vencer los obstáculos, regulaciones y carestías en el uso de las frecuencias radioeléctricas, en casi todos los países del mundo, incluyendo por supuesto a Costa Rica.
Resultado de esas innovaciones, leemos recientemente que América Móvil, una de las varias empresas que ofrecen servicios celulares en Latinoamérica, ha sucrito un crédito de $1.000 millones con el Banco de Desarrollo de China, para modernizar sus redes y servicios en la región, crédito muy posiblemente atado a la compra de equipos fabricado en esa misma nación.
Y la mejor noticia de todas es que los costos de planificación, construcción y operación de una red con la tecnología LTE, son inferiores a los que los operadores gastaron en sus redes anteriores: TDMA, CDMA, GSM o 3G. Esa es la característica fundamental para el ofrecimiento de tarifas altamente competitivas, cuando estos servicios son ofrecidos por varios operadores en un marco de plena competencia.
Lógicamente que para vernos beneficiados a corto plazo con los avances tecnológicos descritos, nos urge que el MINAET y la SUTEL saquen pronto a subasta, y en su propio beneficio económico, los suficientes segmentos de frecuencias inutilizadas, para que esos novedosos servicios se puedan disfrutar en el país.

Ricardo Trujillo Molina
Máster en telecomunicaciones