Tragedia en Texas se suma a semana negra
La explosión alcanzó viviendas y otras edificaciones construidas a lo largo de varias cuadras circundantes a la frábrica. Xinhua/La Republica
Enviar

Tragedia en Texas se suma a semana negra

El portavoz de la policía de Waco, Patrick Swanton, aseguró ayer que en la explosión de la planta de fertilizantes de la ciudad texana de West pueden haber muerto al menos 15 personas y haber dejado unas 160 heridas.
La explosión ocurrió en la Fertilizadora West, en el pequeño municipio del mismo nombre localizado a unos 20 kilómetros al norte de Waco, poco antes de las 8 de la tarde, hora local, y se llegó a escuchar a más de 70 kilómetros de distancia.
"No tenemos indicio de que esto haya sido más que un accidente industrial o de que haya habido alguna actividad criminal, pero estamos investigándolo", dijo Swanton.
"Toda el área en torno a la planta es ahora una escena de crimen, sujeta a investigación", añadió.
El portavoz policial informó de que aproximadamente media hora después que los bomberos recibieran el aviso de un incendio en la planta Fertilizantes West, y mientras trabajaban para controlarlo, se registró "una explosión enorme con efectos devastadores".
La Agencia federal de Tabaco, Alcohol y Armas de Fuego (ATF por su sigla en inglés) se ha sumado a la investigación del suceso, ocurrido en una semana que comenzó con el estallido de dos bombas en Boston y el envío a la Casa Blanca y al Senado de sobres supuestamente contaminados con un compuesto tóxico.
"La explosión demolió casas y edificios", continuó Swanton. "Seguimos en la fase de búsqueda y socorro. El personal está yendo puerta por puerta, casa por casa en busca de personas que puedan estar heridas y no han podido salir".
En un informe a la Agencia de Protección ambiental de Texas, la firma Fertilizantes West había indicado recientemente que no presentaba un peligro de incendio o explosión, según el diario The Dallas Morning News.
Fertilizantes West indicó que tenía en esa planta 24,5 toneladas de amoniaco, y que lo peor que podría ocurrir allí era un escape de unos 10 minutos de amoniaco que no causaría lesiones.
El diario citó las recomendaciones de la industria para el manejo de los compuestos químicos que advierten que, en caso de incendio, los bomberos no deberían mezclar agua directamente con el amoníaco "ya que esto puede resultar en un calentamiento del producto, que hará que el líquido se torne en una nube de vapor".
El alcalde de West, Tommy Muska, confirmó previamente que cinco o seis manzanas de edificios colindantes habían sufrido daños graves y explicó que las autoridades están preocupadas por los vapores químicos que hayan podido emanar de la planta. 
Por su parte, el gobernador de Texas (EE.UU.), Rick Perry, describió el ambiente en la localidad de West como "una pesadilla" y aseguró que la tragedia ha tocado a "todas las familias" del pueblo, tras la explosión en la planta.
"West es un pueblo muy pequeño, tiene alrededor de mil personas que en su mayoría han crecido allí", dijo Perry en una conferencia de prensa.
"Esta tragedia ha tocado probablemente a todas las familias, prácticamente a todo el mundo en ese pueblo", agregó.
Esa declaración solicita una proclamación de emergencia al presidente Barack Obama, para desembolsar fondos adicionales que permitan hacer frente al suceso.

Houston/EFE


 

Ver comentarios