Logo La República

Martes, 18 de diciembre de 2018



ACCIÓN


Todo funciona bien en la Liga

Dinia Vargas [email protected] | Martes 07 octubre, 2014

Óscar Ramírez se convirtió en el primer técnico rojinegro en lograr las 100 victorias. www.imagenesencostarica.com/La República


Todo funciona bien en la Liga

Ramírez vive una de sus mejores etapas en el banquillo manudo

Alajuelense ya se ha acomodado en el tercer lugar de la tabla y eso que junto a Herediano es el equipo que más partidos le debe al Campeonato Nacional.
Los dirigidos por Óscar Ramírez son la única escuadra que no sabe lo que es perder en este Torneo de Invierno, acumula ya siete victorias y un empate —ese después de dejar escapar un tranquilo 2-0 en el Morera Soto ante Belén—.
Además es el equipo con mejor diferencia de gol, tras sus 18 tantos a favor y solo cuatro en contra.
Todo funciona a la perfección para el conjunto rojinegro, que no solo en el torneo local camina de maravilla, sino también que tiene grandes posibilidades de clasificarse a cuartos de final de la Liga de Campeones de la Concacaf.
Estas son algunas claves del buen momento manudo.

Continuidad y estabilidad:
Este Torneo de Invierno “Machillo” Ramírez ha utilizado un once más estable. Los cambios que ha realizado se deben especialmente para sustituir hombres que han sufrido lesiones como el caso de Andrés Salvatierra o Kevin Sancho.
Su portería con Patrick Pemberton está muy segura, lo mismo que cuando ataja Alfonso Quesada.
En defensa, Kenner Gutiérrez, Johnny Acosta y Porfirio López son inamovibles, en esa zona tan fundamental para él.
El punto donde más ha sufrido es en las laterales, ya que solo tiene a Ariel Soto por un lado y a Sancho en el otro, y las lesiones los han dejado fuera unos partidos pero ha acudido a Ronald Matarrita, para cubrir.
En el medio Ariel Rodríguez y Juan Gabriel Guzmán se han hecho de la titularidad.
Como también han tenido continuidad Johan Venegas, Álvaro Sánchez y Armando Alonso. Lo que les ha permitido tomar un muy buen ritmo.
A eso se suma que en la banca tiene muy buenos relevos como Jonathan McDonald, Jerry Palacios, Allen Guevara o Luis Miguel Valle, quienes cuando salen al campo siempre dan la talla.

Madurez y solidez:
“Solo un equipo tan maduro como el que tenemos puede soportar esas situaciones de presión que vivimos”, aseguró Ramírez refiriéndose a los primeros 20 minutos cuando un Saprissa entusiasta los encerró durante el Clásico y estuvo cerca de la anotación.
Pero la Liga hoy es un equipo experto en manejar esas situaciones, no se deja intimidar y sabe aprovechar o buscar su momento.
El Clásico fue un ejemplo, ante Santos otro aunque en circunstancias diferentes. Se sobrepuso rápidamente de un 1-0 y luego manejó el partido tranquilamente.
Los rojinegros saben muy bien a lo que juegan. Conocen sus virtudes y defectos y las explotan al máximo, pero también hacen lo mismo con el rival, tratan de limitar al máximo sus puntos a favor y atacar sus defectos.
Además, que es un equipo con hombres de gran experiencia como Gabas, Pemberton, Acosta, quienes en los momentos complicados siempre dan un paso al frente para tomar el timón.

Confianza y respeto al técnico:
Los manudos son un equipo que confía, cree y respeta a Óscar Ramírez sobre todas las cosas.
“Uno tienen que devolverle la confianza al técnico con trabajo”, aseguró Acosta hace un tiempo atrás.
Ese es uno de los factores que siempre ha logrado el técnico rojinegro con sus jugadores, una comunión completa. Nadie le reclama ni le reprocha nada. Tanto que no existe ningún reproche de algún jugador por ser suplente y eso que tiene fichas de peso en el banquillo.
Otro ejemplo fue el pequeño “berrinche” que hizo Ariel Rodríguez en el Clásico luego de que Ramírez le llamara la atención por una torpe amarilla, “Machillo” terminó sacando a calentar a Valle y el jugador se calmó.
Pero, igualmente, los jugadores saben que en el banquillo tienen un estratega, cuando el partido se les complica es capaz de darle soluciones concretas para llevarlo donde su equipo se siente cómodo.
De la misma forma, es un trabajador incansable, está atento a todas las jugadas y explota al máximo al jugador. “Él sabe lo que le puedo dar, me conoce bien”, añadió Acosta.

Dinia Vargas
[email protected]
@dvargasLR